AUF, FIFA y fútbol: claves para entender qué está pasando

La guía de la grave crisis política que vive el fútbol, incluida la interrogante de si Uruguay se puede quedar fuera del Mundial

¿Cómo se llegó a esta crisis en el fútbol?
El fondo de toda esta cuestión pasa por una guerra de poderes en la que el Ejecutivo sintió que se quedó solo. Bauzá y los suyos se habían ganado primero la enemistad de la empresa Tenfield en la negociación de los derechos de televisación de las Eliminatorias. Luego, algunos clubes, encabezadas por Peñarol y otras siete instituciones “chicas” (aliados a la empresa dueña de los derechos de televisación), presentaron una denuncia  penal contra la Conmebol pidiendo cristalinidad y documentación en la licitación de los derechos de TV de la Copa Libertadores. Peñarol se retiró luego como denunciante, pero los otros siete siguieron y subieron la apuesta: le quitaron la confianza al Ejecutivo porque entendían que los discriminaba en el manejo de fondos y privilegiaba en demasía a la selección.
Ante ese panorama, Peñarol y Nacional comprometieron su apoyo al Ejecutivo, al menos hasta el Mundial.
Pero la crisis del fin de semana por la violencia en el fútbol minó el apoyo de los tricolores. Ache reaccionó con furia al hecho de que se postergara el partido de Peñarol y no el de Nacional. Le tiró con munición gruesa a Bauzá, y dejó en el aire la posibilidad de quitarle la confianza. Luego bajó decibeles y lo negó, pero el Ejecutivo entendió que había perdido un apoyo clave, sobre todo teniendo en cuenta que era uno de los que se oponía más fuerte al avance de Tenfield promovido por el “grupo de los siete”.
 
¿Qué pasó el fin de semana?
Los incidentes que se vivieron entre los hinchas de Nacional y la Policía, el miércoles 26 de marzo, determinó que el presidente José Mujica impidiera la presencia policial en el Estadio Centenario y el Parque Central. Un castigo que tenía nombres propios: Nacional y Peñarol. Los tricolores jugaron el sábado con Liverpool en el Frazini, pero el tema fue el partido de los aurinegros. Debido a que debían jugar con Miramar Misiones en el Centenario no habría guardia policial. Ante esto la AUF contrató funcionarios de una empresa privada de seguridad. El tema es que surgió un protagonista inesperado: la Mutual. El gremio de futbolistas, el domingo a la hora 12, se negó a que los jugadores se presentaran a jugar sin seguridad. Y explotó la bomba.
 
¿Cuánto incidió lo que sucedió el fin de semana en la renuncia de Bauzá?
“Fue la gota que desborda el vaso fueron los hechos del fin de semana. Desde el jueves estamos con este tema. Pero adjudicar la renuncia solo a esto es injusto. Hay un collar lleno de perlas. Esta es la última gota”, dijo el neutral Miguel Sejas respondiendo a la interrogante. Para colmo se agregó la fijación del partido de Peñarol. La Mesa lo fijó para el martes, a la hora 21, pero sin cancha. En el Estadio no se podía jugar. Defensor se negaba a prestar el Franzini. No había salida.
 
¿Qué tienen que ver en la renuncia los derechos de TV?
Muchísimo. Basta con hacer memoria y recordar que Bauzá tuvo un duro cruce con Francisco Casal, con versiones de amenazas con nunca fueron aclaradas, por la venta de los derechos de TV de las eliminatorias de Brasil 2014. Asimismo, Bauzá se negó siempre a vender los derechos del fútbol local a Tenfield hasta 2021 como ocurrió. Y ahora, el Ejecutivo que presidía, pretendía negociar ya los derechos de las eliminatorias de Rusia 2018. ¿Motivos? El valor actual de su principal producto: la selección. Clasificó a dos mundiales consecutivos, terminó cuarto en Sudáfrica 2010, es campeón de América y está entre los 10 primeros del ranking FIFA. Ese valor de mercado no puede subir mucho más, pero sí bajar si la selección no tiene un torneo, y por eso la estrategia de venderlo cuanto antes. Pero Bauzá no tenía los votos suficientes, más después del último chispazo con Nacional.
 
¿Cuál es la interna en la AUF?
Terrible y feroz. Por un lado están los equipos grandes. A esta altura pocos recuerdan que Peñarol fue el club que firmó la nota que se elevó a la Conmebol y que, cuando el organismo amenazó con sanciones, se retiró. Eduardo Ache, presidente de Nacional, atacó en los últimos días molesto por diferentes situaciones. Los grandes reclaman su lugar en el gobierno del fútbol. Otro grupo lo conforman Danubio, Defensor Sporting y Liverpool, que respaldaron mayormente al Ejecutivo. Y finalmente un grupo de clubes chicos que fue factor preponderante en toda la movida que se provocó, con Freddy Varela (El Tanque Sisley) y Ernesto Dehl (Cerro Largo) como cabezas visibles.
 
¿Qué tiene que ver la FIFA en este tema interno?
Absolutamente nada que ver con la renuncia de Bauzá. Sí lo tiene Conmebol, pero con el paso previo: la Confederación Sudamericana suspendió a los presidentes de Miramar, El Tanque, Cerro Largo, Cerro, Rentistas, Juventud y Racing, y ayer les inició un expedientes disciplinario a los clubes, por la denuncia penal presentada en febrero.
 
¿Por qué podría intervenir FIFA?
Por una reglamentación que expresa que cuando los gobiernos intervienen en el fútbol la FIFA puede analizar la situación y sancionar a las Federaciones.
 
¿Alguien de FIFA habló de este tema que ocurrió en Uruguay?
De acuerdo a la información que proviene desde FIFA. “Por el momento, la FIFA no ha sido informada oficialmente sobre la situación referente a la Federación Uruguaya", aseguró un portavoz de la FIFA al ser interrogado por la AFP. “Por consiguiente, no haremos comentarios sobre ello”.
 
¿Por qué se maneja la versión de la inhabilitación?
Hay quienes afirman que el gobierno, con su postura de no enviar policías a dos escenarios deportivos, intervino en el gobierno del fútbol. El mismo pensamiento se tuvo cuando el ex ministro de Deportes dijo “el fútbol necesita un baño con cepillo y jabón” y se generó la salida de Eugenio Figueredo como presidente de la AUF. En aquella ocasión no intervino.
 
La hipótesis de una sanción por intervención es débil. ¿Por qué? Porque lo que hizo el gobierno de Mujica fue decidir un tema de Policía, de seguridad, una esfera que le corresponde absolutamente y en la que trabaja en cotidiano con la AUF, más allá del punto polémico que haya decidido sacar la Policía del Centenario y el Parque Central. De hecho, aquella declaración de Lescano se podía interpretar como una intervención mayor. O también todos los últimos escenarios en el Mundo en el que la FIFA amenazó con sanciones, como Nigeria, Camerún o Perú. En todos esos casos, los gobiernos intervinieron en las federaciones, sacando presidentes o poniendo hombres de su confianza. Si en esos casos no se llegó a sanción, parece imposible que en este caso las haya.

Hay otra posible versión sobre la intervención: que Mujica haya pensado esta crisis para hacer caer al Ejecutivo. La hipótesis, débil en el comienzo, cambia si se tiene en cuenta que ayer el programa Estadio Uno mostró a Nelson Gutiérrez, uno de los directores de Tenfield, entrando a Torre Ejecutiva. El directivo se negó a hacer declaraciones para explicar cuál fue el motivo por el que estuvo en la sede del Ejecutivo el mismo día que cayó el gobierno de Bauzá. Mujica negó que se haya entrevistado con él: “Conmigo no estuvo”, dijo.

En ese caso, el gobierno tendrá más explicaciones para dar acerca de esa coincidencia.

¿Qué dice el gobierno de Mujica ante las voces que lo acusan de intervenir?
El presidente lo definió como “fuegos de artificio”. Y agregó: “No creo que la FIFA tenga nada que ver porque no nos metimos con el fútbol, nos metimos con la tribuna”.


Populares de la sección

Comentarios