Atormentado por Uruguay, Ghana quiere otra oportunidad

El penal fallado por Gyan tras la mano de Suárez es la motivación de los ghaneses de cara al Mundial

Recordar que estuvo a un remate de hacer historia en el fútbol en el último Mundial será seguramente el impulso para que Ghana busque alcanzar nuevos horizontes este año en Brasil. La selección ghanesa falló un tiro penal en el último minuto del tiempo extra contra Uruguay en los cuartos de final de Sudáfrica 2010 y perdió la posibilidad de convertirse en el primer equipo africano en ubicarse entre los mejores cuatro de un Mundial.

Desde entonces, el equipo ha estado atormentado por ese fracaso.

El recuerdo dará motivación a un país que sabe que su selección afronta un grupo difícil en Brasil -con Alemania, Portugal y Estados Unidos-, pero que confía en superar la primera ronda.

Aunque el penal fallado por Asamoah Gyan, después de que el Luis Suárez impidiera un gol con la mano en la línea del arco, fue motivo de angustia, paradójicamente dio al país una mayor sensación de éxito y posibilidad.

El entrenador de la selección, Kwesi Appiah, ha insinuado en reiteradas ocasiones en la previa del Mundial que Ghana esta vez podrá llegar a semifinales, más allá de su complicado grupo.

La confianza también proviene de una buena campaña en la eliminatoria, donde Ghana superó por poco a Zambia -campeón africano en el 2012- para ganar su grupo y luego aplastó a Egipto en la fase final.

La goleada 6-1 como local contra Egipto en Kumasi en la ida sugiere que Ghana es el equipo más equilibrado de los cinco africanos que clasificaron al Mundial y, en consecuencia, el mejor perfilado para llegar más lejos en el torneo.

Sus perspectivas fueron impulsadas por el retorno de Michael Essien y Kevin-Prince Boateng, quienes habían interrumpido sus carreras internacionales en el 2011.

El hecho de volver a comprometerse con la causa de Ghana a fines del 2013, cuando la clasificación al Mundial parecía inminente, podría derivar en cínicas insinuaciones de conveniencia, pero en lugar de ello su regreso fue muy bienvenido.

Essien, cuyo talento se ha visto perjudicado por muchas lesiones, jugó un partido excelente en el mediocampo contra Egipto y sorprendió a muchos dada su escasez de juego a nivel de clubes en las últimas temporadas.

Jugadores influyentes e integrantes del plantel del 2010 como Gyan, que ha convertido 39 goles para su selección, Kwadwo Asamoah, Sulley Muntari y Dede Ayew también regresaron al equipo.

De todos modos, Ghana tiene dificultades en la última línea, con falta de calidad en el arco y la defensa.

Fatau Dauda fue el primer arquero utilizado en las eliminatorias, pero perdió su puesto por no jugar regularmente en su club.

En la defensa, los sucesores de John Mensah e Isaac Vorsah están lejos de la categoría mostrada por la dupla central en torneos anteriores.


Fuente: Por Angus MacSwan-Reuters

Populares de la sección

Comentarios