Asoma el equipo de Lasarte

El técnico tricolor ya comenzó a trabajar en la cancha con una oncena que no se aparta demasiado del planteo de Munúa
De a poco asoma en Los Céspedes la idea futbolística que intenta implementar Martín Lasarte que, como dijo el propio entrenador de Nacional apenas asumió, en principio no va a cambiar demasiado lo que hizo Gustavo Munúa en la pasada temporada.

"La idea original es basarme en lo que está hecho, hay un camino y no quiero desperdiciarlo, mechando algunos matices" expresó Lasarte, quien pretende conformar un plantel con "dos futbolistas de cierta fiabilidad en cada puesto y alguno que se adapte a otras ideas".

Aunque todavía no trabajó con los 11 futbolistas juntos, sí lo ha hecho por separado en un ensayo táctico. Ayer, por un lado trabajó él con la zona defensiva, y su ayudante Rodolfo Neme con los demás integrantes del equipo.

La línea de cuatro delante del golero ensayó con Jorge Fucile, Mauricio Victorino, Diego Polenta y Alfonso Espino. Aquí no hay novedades, ya que los cuatro eran los titulares con Munúa.

Esta conformación puede cambiar después porque Polenta es codiciado en River argentino (ver aparte) y Espino también es pretendido por lo menos por dos clubes del fútbol argentino: Newell's Old Boys y Colón de Santa Fe.

El doble cinco también es conocido: Romero-Porras. Acá, el que tiene posibilidades de emigrar es Colo Romero, pero en ese sector Nacional incorporó a Sebastián Rodríguez.

En la línea de tres que juega delante de los volantes de contención hay novedades. Barcia sigue por derecha, pero en el medio entrenó Fernández y por izquierda Lozano, el único nuevo. Para Lasarte "no es fácil conseguir extremos izquierdos y que además trabajen como volante. Gustavo (Munúa) utilizó allí a un jugador que nadie pensaba que podía rendir tan bien", refiriéndose a Kevin Ramírez.

Papelito jugó algunos partidos en esa posición, aunque donde más rinde es como segunda punta. De todas formas, Lasarte espera un enganche para jugar en ese sector. Uno de los nombrados fue Martín Ligüera. También está Rodrigo Amaral, que el técnico se planteó como desafío personal recuperarlo futbolísticamente.

Lozano también puede moverse como enganche, aunque sus condiciones lo llevan más a las bandas. Los dos jugadores que podían jugar en ese sector no siguen en el club: Ignacio González y Matías Cabrera.

De punta, Diente López, otro de los jugadores pretendidos por clubes del extranjero. El puesto de centrodelantero es otro de los que quiere reforzar el técnico.

Las gestiones van y vienen por Hugo Silveira, el 9 de Cerro. También se busca en el exterior.

Los tricolores continúan la pretemporada y para el sábado se programó un amistoso en Los Céspedes. El primer partido importante de práctica será el clásico del 21 de julio en el marco de un cuadrangular internacional.

Insisten por Polenta

El futuro inmediato del capitán de Nacional por estas horas es una incógnita. En la directiva tricolor quieren que Diego Polenta permanezca en el club, mientras que en Argentina informan que se acerca a River Plate, el principal interesado en fichar al defensor. "Polenta es el capitán y queremos que siga", dijo ayer la dirigente tricolor María Laura Muxi en el programa "100% Deporte" de radio Sport 890.

Los socios tienen la palabra

Nacional presentó en su web los detalles del proyecto de ampliación del estadio, que en dos etapas busca llevar la capacidad del escenario a 36 mil personas en la primera y a 40 mil en la segunda.

El proyecto fue reelaborado en los últimos meses por decisión del presidente José Luis Rodríguez, luego de las críticas al proyecto original, que incluían palcos en la Tribuna Abdón Porte –donde va la hinchada de Nacional– y un hotel en la Atilio García.

Ahora todo quedará en manos de una Asamblea de Socios que se realizará el 6 de julio, que deberá aprobar o rechazar el proyecto.

La primera etapa busca llevar la capacidad a 36 mil personas, e incluye una segunda bandeja en la popular Abdón Porte, que ampliará la capacidad de 4.700 a 9.180. Además se ampliará la Atilio García –la de enfrente a la oficial–, y se construirán tres filas de 24 palcos cada una, totalizando 72.

El proyecto original establecía que allí se harían palcos y un hotel. Ahora serán palcos, que junto a la ampliación llevarán la capacidad de 8.600 a 12.040 espectadores.

La segunda etapa de obra incluirá la ampliación de la tribuna Héctor Scarone –donde va la hinchada visitante–, con una nueva bandeja que ampliará la capacidad de la tribuna en 3.040 espectadores, de 4.160 a 7.200.


Populares de la sección