Así se construyó el campeón

Las claves del éxito de Eduardo Acevedo, que, en 453 días al frente del plantel violeta, consiguió el título del Apertura 2017
"Acá cuando llega un técnico nuevo se le dicen varias cosas, pero la primera es que tiene que estar afín con el proyecto filosófico de la institución en cuanto a la formación y darle oportunidades a los juveniles. Esto es un poco fluctuante, a veces tenés más, a veces tenés menos, pero la idea es esa. Se transmite de generación en generación, de presidente en presidente", dijo a Referí el titular de Defensor Sporting, Daniel Jablonka.

Eduardo Acevedo asumió como técnico de Defensor Sporting en la tercera fecha del Clausura 2016. Los malos resultados, más algún problema interno en el plantel, provocaron el cambio de entrenador (se fue Juan Tejera) y la llegada de Acevedo. En aquel equipo comenzaba a destacarse con potencia y goles Maximiliano Gómez.

Un año y tres meses después (pasaron 453 desde que asumió el 15 de febrero de 2016) la dupla Acevedo-Gómez fue clave para conseguir el cuarto título Apertura para Defensor y encaminar la temporada: Acevedo siguiendo el mandato histórico desde el costado de la cancha y Gómez convertido en el goleador y figura excluyente del campeonato.

También resultó clave el trabajo de Alberto Mena, ya que el equipo demostró una gran preparación física y anímica para conseguir resultados en la agonía de los partidos.

El camino del técnico, de fuerte raigambre violeta, fue de menos a más. Terminó 10º en el Clausura (tomó el equipo en la tercera fecha) y en el segundo semestre de 2016 cambió el rumbo. Fue cuarto en el Uruguayo Especial 2016 y el sábado levantó el trofeo del Apertura 2017.

El salto de calidad que tuvo Defensor Sporting en el último año y medio es indudable. Acevedo dirigió 43 partidos por el torneo local, de los cuales ganó 24, empató 10 y perdió nueve.

Con pocos retoques en el plantel y con una identidad de juego muy clara, el violeta dejó atrás tiempos complicados y volvió a ser protagonista del campeonato uruguayo.

Un trabajador incansable en el campo
"Yo voy mucho a las prácticas entre semana y a nosotros nos gusta ver fútbol, que ponga 22 y que jueguen al fútbol, y Eduardo a veces pasa horas con movimientos, pone los conos y gritan 4, 3, 2 y se mueven para todos lados, en diferentes posiciones. Eso a uno lo aburre, pero después en la cancha se ve el fruto de ese trabajo, cómo cubren todos los sectores, cómo hacen los relevos". La anécdota que el presidente Jablonka contó a Referí marca bien claro cuál es el perfil del entrenador que acaba de sacar campeón a Defensor. El violeta jugó en este torneo un fútbol moderno, alternó la línea de tres en el fondo con la línea de cuatro, contó con futbolistas aptos para las transiciones rápidas, con buen pie, con velocidad por las bandas y un goleador fantástico como Maximiliano Gómez.

Mantuvo motivado al plantel
José Ricardo De León, técnico de Defensor cuando quebró la historia y consiguió el Campeonato Uruguayo 1976 rompiendo con la hegemonía de Peñarol y Nacional en la era profesional, siempre decía que mantener motivados a los 11 titulares era muy fácil, porque saben que van a jugar, pero que la clave del éxito era mantener motivados a los 24 o 25 integrantes del plantel. Acevedo, cuentan desde la interna del club, logró que todos los futbolistas que estuvieron a su orden durante el campeonato se mantuvieran con ganas y eso resultó fundamental, porque siempre hubo un buen clima en los entrenamientos, donde todos tiraban para el mismo lado. Muy lejos quedó en el tiempo aquel incidente entre Héctor Acuña y Maxi Gómez, que se tomaron a golpes de puño al cabo de un partido contra Liverpool en el Franzini, en el Clausura 2016.

Recuperó a Gonzalo Bueno
Uno de los grandes méritos de Eduardo Acevedo fue recuperar a Gonzalo Bueno. El delantero volvió a ser el futbolista desnivelante que era cuando se fue de Nacional en 2013 y tuvo partidos fantásticos como contra Peñarol y Nacional. Bueno no había tenido continuidad en los últimos años tras irse a Kuban Krasnodar.

La elección de los refuerzos
Acevedo conoce bien el espíritu de Defensor Sporting porque fue futbolista del club y porque dio sus primeros pasos como entrenador en la institución. Después del primer torneo el técnico comenzó a armar la base del actual plantel. Solicitó las incorporaciones de Guillermo Reyes, Nicolás Correa, Matías Cabrera y Gonzalo Bueno para sumarlos a futbolistas con historia en el club como Andrés Lamas y Nicolás Olivera (se retiró el año pasado) y mecharles a los juveniles Emiliano Álvarez, Facundo Castro, Gonzalo Carneiro, quien se encamina a quedarse con el lugar que dejará Maximiliano Gómez cuando se vaya al Celta de Vigo. Además, Acevedo proyectó a Juan Manuel Boselli (otro que se fue al Mundial sub 20), Joaquín Piquerez y Ayrton Cougo.

Gran planteo contra Nacional
Defensor jugó un gran partido contra Nacional en el estadio Luis Franzini. Fue clave, porque el violeta llegó atrás en la tabla de posiciones y tras esa victoria por 3-2 se ubicó en la cima del torneo. El técnico tuvo que afrontarlo con las bajas de sus zagueros centrales, Guillermo De los Santos y Nicolás Correa. Tampoco contó en ese partido con Carlos Benavídez (se fue al mundial sub 20 con la selección), quien podía darle una mano para jugar en la zaga ya que en esa posición jugó un año en juveniles. Pero se las arregló con Lamas, Maulella, Suárez y el juvenil Cougo para armar una zona defensiva que supo controlar a los delanteros tricolores. Después, de mitad para arriba desplegó un gran fútbol, superando en todos los aspectos a su rival y dejando encaminado el título.

Regularidad en los resultados
"Concentración, mentalización y visualización del juego. Si tengo que definirte los pilares del grupo elijo esos", expresó Acevedo a Referí después del triunfo que logró contra Danubio en la quinta fecha. "El equipo necesitaba una regularidad de resultados que te da tranquilidad para trabajar. Tuvo un bajón cuando se vendieron varios jugadores después de aquella semifinal de Copa Libertadores y ya se repuso. Los que vinieron y los que subieron tuvieron que entender que a Defensor se le juega de una manera distinta y todos los partidos son complejos. El equipo maduró, está sólido y juega consciente de que este futbol te tira hacia abajo y no hacia arriba", expresó el DT campeón. Por eso, lo primero que aseguró luego de abrochar el título fue que dirigió "un gran grupo de hombres".

El desafío que se viene

Defensor festeja el título de campeón del Apertura, pero la actividad continúa. En 15 días comenzará la disputa del torneo Intermedio, una nueva competencia que se suma a la temporada del fútbol local. Además, el martes 30 de mayo el conjunto violeta tiene que recibir a Liga de Quito por la Copa Sudamericana. Si la iluminación del estadio Franzini no está pronta, se deberá jugar en otro campo. En el encuentro de ida jugado en la altura de Quito, empataron 2-2, con goles de Mathías Cardacio y Maximiliano Gómez.

Otra vez campeón

Eduardo Acevedo consiguió su tercer título local como entrenador. El primero fue la Liguilla de 2009 dirigiendo a Cerro. Aquel éxito, conseguido después de una gran campaña con el albiceleste, le significó el pase a Nacional, con el que ganó el Apertura 2009. La tercera medalla la obtuvo el sábado al frente de Defensor Sporting, logrando el torneo Apertura 2017.

Populares de la sección

Acerca del autor