Así quedó la Ámsterdam después del clásico

Parte de la parcialidad aurinegra arrancó varias decenas de butacas, rompió caños, puertas, piletas, waters, ventanas y tejido, entre otras cosas. Mirá las fotos

La salida de la parcialidad carbonera por la puerta 10 de la Ámsterdam fue por demás complicada. La escalera estaba mojada con agua de las piletas arrancadas en el baño de mujeres que está en ese sector, las vallas de seguridad estaban tiradas en el piso debido a la gresca que minutos antes se había armado con la Policía y las butacas, que sirvieron de proyectiles, se tornaban resbaladizas mientras se descendía junto con el malón.

"Mirá lo que es esto: Sarajevo”, dijo un hincha. Otro terció: “Esto es Bosnia”. Unos jóvenes se rieron diciendo: “Por acá pasó Katrina”, haciendo alusión al huracán más destructivo de los últimos tiempos.

Por allí sucedieron los disturbios que mantuvieron al mayor espectáculo del fútbol uruguayo en jaque durante once minutos. Dentro del estadio la ruina era notoria: De cinco inodoros, restaban apenas tres sanos en el baño de damas. De dos lavabos no quedaba ninguno. Apenas un chorro de agua qua bajaba por la escalera. Entrar al baño masculino era imposible: el agua llegaba a los tobillos.

El cuartito de arriba de la tribuna y está ubicado contra la Olímpica tenía la puerta de hierro doblada y una rejilla arrancada. Además, el grueso tejido que separa con la lindera tribuna estaba tirado hacia el pozo de aire que divide un espacio del otro.

Personal de la Comisión Administradora del Field Oficial (CAFO) dijo a El Observador que tendrían listo el lunes el reporte de daños. Nombraron caños, butacas, puertas, tejido y otras cosas, entre algunos de los daños ocasionados.

Contaron además que durante la detención del partido, la parcialidad aurinegra de esa zona amenazó con meterse en donde está la oficina de CAFO y tuvieron que evacuar. “Se creen que nosotros estamos contra ellos”, dijo un funcionario.

El vicepresidente de Peñarol Edgard Welker comentó a Radio Universal que la raíz del problema fue el despliegue en plena tribuna Colombes -donde estaba la barrabrava tricolor- de una bandera que hacía alusión a Rodrigo Aguirre ("Rodry en el corazón de los pibes"), joven que fue asesinado en La Comercial y que era un conocido integrante de la barra de Peñarol. Seguramente se sabrá más sobre esto en el correr de la semana.


Populares de la sección

Comentarios