Así quedó Burián tras una patada

“Si esto no es roja, te tienen que pegar un tiro adentro de la cancha para que sea roja”, le dijo al juez

El arquero de Wanderers, Leandro Burián, sufrió una dura patada en el pecho en el encuetro de ayer ante Racing y se molestó porque el árbitro no expulsó al futbolista que le propinó el golpe, Leandro Grimi.

“Fue una patada brava. Me duele un poco, sobre todo la marca de los tapones que tengo en el pecho. Pensé que lo expulsaba. Si el arquero va con las manos y vos vas con el pie y le das una patada en el pecho, si no es roja eso, nada lo es”, dijo Burián, según declaró a radio Sport890.

Tras la patada el golero tuvo un insólito diálogo con el árbitro del partido. “Le mostré la marca al juez y le dije ‘si esto no es roja, te tienen que pegar un tiro adentro de la cancha para que sea roja’. Se reía y me dijo ‘tenés razón’”, contó.

Sobre el partido, Burán señaló que Wanderers  se merecía el triunfo. “Creo que merecimos por lo menos el 1 a 0. Ellos, con el gol, tuvieron tres chances. Nosotros manejamos bien el trámite del partido, tuvimos la pelota, no pasamos zozobra en ningún momento y por un descuido nuestro recibimos el empate”.

“Ahora la única desventaja es haber recibido un gol de local, pero todo el favoritismo y todo ese circo que se arma alrededor de los equipos grandes argentinos queda a un lado cuando empieza el partido. Somos 11 contra 11 adentro de la cancha. Ellos tienen muchas figuras pero creo que demostramos que estamos a la altura de las circunstancias”, manifestó el golero, de cara a la revancha del próximo jueves.

Fotos: Alen Banewur


Populares de la sección

Comentarios