Así, Nacional no va muy lejos

En un partido en el que regaló media hora –pudo ganar y perder–, Nacional rescató un punto, pero carga con una anarquía futbolística que no conduce a nada

Con la más pura expresión de anarquía en un equipo de fútbol, Nacional resolvió con ocho futbolistas un empate ante Fénix en un partido que pudo ganar y que también pudo perder, pero que le deja en el final –más allá de la lectura profunda de que anda sin rumbo– una sensación muy amarga porque dejó pasar la oportunidad de sumar de a tres para prenderse en la lucha por el título del Clausura, después que el fin de semana los otros aspirantes al título dejaron puntos por el camino.

Nadie podrá decir que le faltaron emociones al choque que Fénix y Nacional igualaron 2-2 el domingo por la cuarta fecha del Clausura. Le sobraron por la verticalidad que le pusieron los dos equipos al juego e hicieron del fútbol un ida y vuelta sin pausa, con los riesgos que implica afrontar un partido en esas condiciones. El mediocampo de las dos oncenas fue una figura decorativa y las acciones se desarrollaron prácticamente en las dos áreas. Los números reafirman esa realidad: los dos equipos generaron 20 ocasiones de gol (11 los tricolores y nueve los albivioletas).

La recompensa, si es que el empate tiene un costado positivo para Nacional, fue que rescató un punto en un partido que terminó con ocho futbolistas, por las expulsiones de Dorrego y de Álvarez, y la lesión de Recoba a los 85’, que lo obligó a terminar el juego parado en el campo.

El encuentro marcó, hasta el gol de Recoba, una aplastante y sorprendente superioridad del albivioleta. Nacional llegó media hora tarde al partido, en tanto Fénix aprovechó para desarrollar su mejor propuesta y darle un paseo a su rival. Convirtió dos goles (Vigneri a los 3’ y Waterman a los 29’), pero bien pudo establecer mayores diferencias porque en ese período generó seis situaciones de gol –Waterman enloqueció a Álvarez– y los tricolores jamás remataron al arco.

De ahí en más, Nacional comenzó a construir el camino en base a esfuerzos individuales y respuestas anímicas, mientras la propuesta colectiva era un mamarracho que intentaba organizar Recoba, como cerebro del equipo y entrenador dentro del campo de juego. Mientras eso sucedía, Blanco contemplaba con las manos en los bolsillos sin poder aportar soluciones porque, al final y al cabo, el técnico dirige en un interinato, pese a que dos triunfos (ante Boca y Central) maquillaron la realidad.

Tras el gol de Recoba a los 32’, que acercó a Nacional en el marcador, en el remate del primer tiempo el tricolor estuvo cerca del festejo: Romero estrelló una pelota en el palo, un tiro libre de Recoba se perdió cerca y César no pudo convertir después que Abreu lo dejó solo. Además, Dorrego se fue bien expulsado. 

Nacional salió a jugar el complemento con el objetivo de terminar de dar vuelta el partido sin importar cómo hacerlo. En ese contexto, Fénix aprovechó para ponerle cabeza al juego y estuvo cerca de ampliar diferencias. Se lo perdió Ortiz a los 49’.

Tanto empujó Nacional, que Albín igualó a los 66’, después que el mismo Albín y Bueno se perdieron dos goles.

Lejos de intimidarse, Fénix le respondió con su mejor costado: Novick, una de las figuras que sorpresivamente unos minutos después sería reemplazado, se lo perdió dos veces. Y Nacional le respondió con sus mejores argumentos: un tiro libre en el travesaño derecho de Recoba, un disparo en el otro palo de Albín. Nacional insistía, sin un orden futbolístico, pero iba por el triunfo. Al fin y al cabo, en ese momento era lo mejor. Expulsaron a Álvarez, se lesionó Recoba, y otra vez Albín quedó de cara al gol, pero falló.

Fénix insistía y en los descuentos Bava se vistió una vez más de héroe para sacarle un gol a Franco. Silvera pitó el final y desenchufó el partido. Se terminó el vértigo. Ahora, lejos de la locura de los 90 minutos de fútbol del domingo, Nacional tiene que comenzar a construir un futuro diferente. Así no va a ningún lado.

Fénix 2 - Nacional 2

Fénix: Luis Mejía; Willinton Techera, Juan Álvez, Maximiliano Perg y Marcos Mansulino; Rafael García, Gonzalo Papa y Hernán Novick; Nicolás Vigneri, Miguel Puglia y Cecilio Waterman.Director Técnico: Eduardo Favaro

Nacional: Jorge Bava, Cristian Núñez, Alejandro Lembo, Pablo Álvarez y Juan Manuel Díaz, Hugo Dorrego, Adrián Romero y Álvaro Recoba, Renato César, Sebastián Abreu y Vicente Sánchez.Director Técnico: Juan Carlos Blanco

Cambios en Fénix: 46’ Juan M. Ortiz (5) x Vigneri, 72’ Mederos x Novick y 80’ José Franco x Waterman. 

Cambios en Nacional: 56’ Juan Albín (6) x Sánchez, 61’ Gonzalo Bueno (4) x César y 84’ Israel Damonte x Abreu

Cancha: Estadio Centenario

Público: 10.000

Juez: Roberto Silvera

Goles: 3’ Vigneri (F), 29’ Waterman (F), 32’ Recoba (N), 66’ Albín (N)

Amarillas: Álvarez, J. M. Díaz, Lembo, Núñez (N), Waterman, R. García, Álvez, Ortiz (F)

Rojas: 45’ Dorrego (N), 84’ Álvarez (N)


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios