Así lo vieron en Chile

Andrés del Brutto, periodista de El Gráfico de Chile, analizó el partido para El Observador

¿De qué hay que hablar cuando Chile pierde?
La Roja cayó 2-1 con Uruguay en el Monumental. La derrota cerró una lamentable semana marcada por el quiebre entre los seleccionados. Alexis, rescatable.

Andrés Del Brutto - @El_Editor - El Gráfico Chile
Los amistosos sirven. Los de esta semana mostraron a las dos selecciones de Chile. La que se ve en la cancha podemos discutirla con uno y otro café de por medio. Se sabe a lo que juega, va al frente, presiona y tiene en Alexis a su mejor arma.

Está la otra Roja, esa que quedó al desnudo con la discusión por los premios y la curiosa obstinada negación de los jugadores y el cuerpo técnico al tan reclamado recambio por parte de los periodistas. Con el casete puesto los jugadores hablan bien de sus compañeros: “Castillo y Henríquez andan bien, pronto tendrán su oportunidad”, uno espera escuchar. Pero Bravo usó otro discurso: “Me gustaría que algún joven venga a meterme presión, pero no hay nadie”.

En la cancha parece que todo cambia. El público aplaude las gambetas de Sánchez que hacen amonestar a un par de uruguayos. Lo mismo con la brillante atajada de Bravo a Rolán (y un par de mano a mano). El partido se juega en silencio, la hinchada no canta, apenas insulta a los uruguayos de tanto en tanto. ¿Qué rol jugarán las tribunas en un duro cruce de cuartos de final de la Copa América?

Los de chile son jugadorazos que no merecen discusión, ya demostraron lo que pueden hacer. Mientras en Uruguay el joven Rolán sorprende a propios y ajenos, Sampaoli dice que no hablará del tema de los premios pero califica a los ex seleccionados que opinaron al respecto. ¿Qué tiene una cosa con la otra?

El técnico reclamó que no se habla de fútbol, que su equipo es más reconocido afuera que aquí. ¿Cómo evaluar entonces los rendimientos ante Bolivia y el de la fresca noche del Monumental frente a Uruguay?

¿Hubiese cambiado esta crónica si Chile ganaba? No. Ya está dicho: la Roja ha demostrado lo que puede dar. Pero esta semana se habló de lo que se habló porque los propios jugadores dieron pie para ello. “Si tienen alguna duda ya saben donde encontrarnos”, advirtió Bravo, que una semana después borró sus palabras con el codo mediante un comunicado a través de su cuenta de Twitter.

El puntapié inicial del partido lo dio el niño símbolo de la Teletón. Mientras lo hacía los once titulares de Uruguay aplaudían mirándolo. Los chilenos, lejos, formaban un círculo para la arenga final. Reaccionaron tarde. Como en toda la semana. Como anoche frente al oficio de Uruguay.


Fuente: Andres del Brutto

Populares de la sección

Comentarios