Así fue la ceremonia de apertura del Mundial

Duró 20 minutos recreando un viaje a los orígenes de este deporte con la presencia de exjugadores
Con un viaje a los orígenes del rugby y la participación de varias glorias de este deporte, a lo largo de 20 minutos se llevó a cabo este viernes la ceremonia de apertura del octavo mundial de rugby que se disputa en Inglaterra y Gales.

La ceremonia, que se llevó a cabo en el estadio de Twickenham, contó con la presencia del príncipe Enrique y del primer ministro británico, David Cameron.

Acto seguido, el francés Bernard Lapasset, presidente de la Federación Internacional de Rugby, declaró inaugurada oficialmente la octava edición del certamen.

"Y ahora, que el torneo comience", sentenció Lapasset desde el terreno de juego, acompañado del príncipe Enrique, menos de media hora antes del partido de apertura entre la anfitriona Inglaterra y Fiyi.

Justo después de la ceremonia de apertura, que duró unos veinte minutos, y que propuso un paseo por Inglaterra, cuna del rugby, el príncipe Enrique insistió en los "valores" particulares de este deporte e hizo referencia a algunos grandes momentos de la Copa del Mundo, como la presencia de Nelson Mandela en 1995 o el drop de Jonny Wilkinson que dio el título a Inglaterra en 2003.

Esta apertura puso fin a la espera febril que se adueñó de Londres y de Inglaterra, que quieren mostrar la calidad de su equipo nacional y su saber hacer en términos de organización en los 48 partidos de que se disputarán hasta la final, el 31 de octubre en Twickenham.

Cuatro horas antes del inicio oficial, los alrededores del Templo, estaban llenos de gente.

"No puedo esperar más. El otro día, casi tengo un accidente en la autopista y me dije: 'No te mueras antes del viernes", llegó a contar Chris McGurran, un contable de 31 años, disfrazado de caballero.