Así fue el duro trabajo de Amaral para bajar 8 kilos

El juvenil tricolor trabajó en doble horario, sin días libres, para bajar de peso y volver a Primera
Rodrigo Amaral (19 años) entrenó a tiempo completo los últimos 32 días para ponerse en forma física y volver a jugar en el equipo principal de Nacional. A principio de este año fue descendido a Tercera división y en febrero el futbolista reconoció a Referi que había aumentado 8 kilos de su peso ideal. Ayer se reintegró al plantel que conduce Gustavo Munúa.

"Entrenamos en doble horario todos los días, sin libres y mejoró muchísimo" dijo a Referí el preparador físico Andrés Barrios, encargado del tratamiento, quien no quiso profundizar sobre el mismo y reservó los detalles.

El equipo de Barrios en Maldonado consta de fisioterapeuta, nutricionista, masajista y dos preparadores físicos más, los que siempre mantuvieron informados sobre la evolución del delantero a Gustavo Munúa, Alejandro Lembo y el preparador físico tricolor Jorge Franco.

Daniel Fonseca, representante de Amaral, también se mantuvo en contacto con el profesional. "Nuestro rol es el de facilitador para que el jugador ande mejor", indicó Barrios, experimentado entrenador de los mejores atletas de Uruguay, entre los que se incluyen futbolistas profesionales del país y del extranjero.

La tarea de Barrios no terminó con el reintegro del futbolista al plantel, sino que "haremos un seguimiento de su evolución en los próximos meses".

La semana pasada Amaral se unió a los trabajos con la selección sub 20 y ayer lo hizo en Los Céspedes. Una fuente del departamento médico del club expresó que "volvió muy bien y bajó mucho el porcentaje de grasa".

Amaral fue titular en ocho partidos del Apertura pasado e ingresó desde el banco en otros cinco encuentros. En enero de este año participó 13 y 20 minutos en dos partidos de la pretemporada y luego bajó a Tercera. "La decisión fue de los técnicos y yo lo asumí, bajé un día antes y me tocó jugar. Yo quiero eso, si no juego en Primera, bajar a Tercera para agarrar más ritmo y afinarme más", expresó el futbolista a Referí.

En ese momento expresó que había bajado "como cinco kilos desde el final del Apertura" y que le faltaban "tres para llegar al peso ideal", que son 83.

Admitió: "el tema mío es que engordo enseguida. Me hice estudios y no tengo nada. Tengo que hacer dieta toda mi vida".

La semana pasada Munúa habló sobre el futbolista: "En el tema de Rodrigo lo primero que estamos pensando es en él, en el jugador. No queremos un Rodrigo para poco tiempo, sino que para muchos años", señaló.

A principio de 2015 Amaral firmó un contrato por tres años con Nacional, con una cláusula que indica que si el club se atrasa un día en el sueldo, deberá pagarle el doble.

Entrenó en Anfield Road

Amaral es otra gran promesa del fútbol uruguayo. En 2012 estuvo durante 10 días entrenando en las instalaciones de Liverpool inglés junto a Gastón Pereiro, Leandro Otormin y Diego Baldi. Defendió a la selección nacional sub 15 y a la sub 20 en 2014, dando dos años de ventaja. Álvaro Gutiérrez lo convocó en un partido del Clausura 2015, pero debutó en Primera en el Apertura 2015, con Munúa como DT.

Otros casos de sobrepeso

SANTIAGO GARCÍA
"El Morro está bien. Acá los morochos son culones, por eso parece que está pasado de peso, pero no, está muy bien", dijo Rodolfo Arruabarrena de Santiago García cuando lo dirigía en Nacional. El delantero era criticado por su flojo rendimiento y el argumento era el sobrepeso.

PABLO MELO
En el Clausura 2014, Pablo Melo fue la figura del partido que su equipo Cerro jugó contra Peñarol. "Soy gordito, pero rendidor" dijo el zaguero, al que durante su pasaje por el fútbol argentino le pusieron "La Mole Melo". "Me falta bajar un par de kilos", dijo el futbolista.

LIBER QUIÑONES
Liber Quiñones, goleador histórico de Racing, es otro de los futbolistas que suele jugar con algún kilo de más: "Nunca erré un gol o hice un gol por mi peso. Estando en juveniles de Defensor era muy flaco, me daban vitaminas y todo eso. Después me volví más ancho", dijo en una nota con Referi.

LIMBERG GUTIÉRREZ
En enero 2006, volvió Limberg Gutiérrez a Nacional con cinco kilos de más y comenzó a entrenar para recuperar su forma. Se estimó que en 20 días estaría pronto. "Es normal que suba de peso cuando no entreno, pero debo aclarar que tengo facilidad para bajar", dijo el boliviano.

Acerca del autor