Así están las canchas del fútbol uruguayo a días de arrancar

Tribunas en mal estado, vestuarios inhabitables, campos de juego sin sembrar y hasta calefones sin funcionar forman parte del escenario de cara al inicio del campeonato de primera división

"No, al vestuario aquel no vayas… Nos van a matar. Disculpame, yo sé que es tu trabajo pero prefiero que no saques fotos”. A lo lejos se ve el famoso vestuario de la polémica. El de Rentistas, el que fue catalogado de “vergonzoso” por los dirigentes de la Mutual. El que generó una foto por parte de algún jugador de Wanderers.

No vaya a pensar que es el único. Es casi que una regla general del fútbol nuestro de cada día. Pero un buen día se comenzaron a suceder las protestas en cadena. En el pasado torneo fue el Personal de Recaudación que protestó por sus lugares de trabajo. Y ahora son los jugadores y los jueces. ¿Y los aficionados? Son los eternos olvidades.

La movida, que puso al pintoresco campeonato Uruguayo en duda, motivó el informe de El Observador. A poco más de una semana para el inicio de la actividad, hay escenarios que no están prontos. ¿Se llegará? Es la gran interrogante.

A la Mesa Ejecutiva llegó la noticia de que en muchos escenarios se están realizando reformas por lo que resolvió permitir, en las tres primeras fechas, trocar los derechos de local.

La recorrida de El Observador permitió constatar que en el Tróccoli se tiró abajo parte del muro de la tribuna Paraguay, que en el Olímpico se rompió el calefón del vestuario de los jueces, que en Rentistas están arreglando el local, que los materiales están tirados en los baños y que el camarín de los jueces tiene piso de material y que en el Saroldi se cayó un muro que separa la tribuna del vestuario.

Y las obras se realizan todos contra el tiempo. “La cancha no la pude sembrar. Ya les dije. Pero dejan todo para último momento y ahora tengo que hacer de todo”, dijo resignado un funcionario de Rampla que se encontraba en el Olímpico.

En el Tróccoli se decidió encarar la obra de la tribuna Paraguay. Ya se tiró abajo un tramo del muro y se está levantando el nuevo, pero resto mucho camino por recorrer y es seguro que no se llega. “La idea es jugar sin habilitar esta tribuna”, dijo uno de los obreros mientras el presidente Panosian subía a su camioneta y se retiraba del lugar.

Pero claro, el tema es que la IMM habilite un escenario con un muro cortado y un hueco. Asimismo, se sacó un portón del codo de la tribuna visitante donde se piensa levantar el nuevo vestuario visitante. El campo de juego no estaba en buen estado.

La imagen contrastaba con la del parque Roberto donde el campo de juego es un billar. “Se sembró hace un mes y recién el sábado vamos a jugar por primera vez”, decía un orgulloso gerente deportivo Darío Larrosa mientras mostraba el flamante banco de suplentes.

Larrosa llevó a El Observador al camarín local donde se pusieron lockers nuevos y hasta un pileta para baños. Claro que la Academia deberá realizar arreglos en la tribuna visitante. Así lo dijo el secretario Sergio Loggi: “Nos pidieron pintar los vestuarios y arreglar los tejidos de la tribuna visitante además del pasto”, reveló.

En Rentistas no permitieron a El Observador tomar fotos del camarín visitante. “Ya nos mataron en todos lados”, dijo un funcionario.

Las condiciones de la gente

Por estas horas existe preocupación a nivel directriz por recuperar los clientes que se perdieron. Se quiere realizar una campaña para salir a competir con las ofertas que ofrece el mercado. Para ello deberían tomar en cuenta cuales son las comodidades que se le brinda a los aficionados.

El Observador pudo comprobar que en varias canchas crecieron yuyos en las tribunas. Pero no es todo. Hay algunas que tienen tramos de tribuna rotos que son un verdadero peligro. Y ni hablar de los baños. El gabinete higiénico de damas del Saroldi es imposible. No tiene water y por si fuera poco las dos ventanas están al aire libre. Y no se trata de prender fuego a River, que no se mal interprete, es un tema de la realidad.

Bajo esas perspectivas queda la sensación de que será muy difícil volver a recuperar la clientela perdida.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios