Así eran las trampas de Rusia para esconder dopajes

El sistema ruso para dopar a sus deportistas quedó al descubierto y se esperan duras sanciones
Metodología para la Desaparición de Positivos". Con ese nombre, como si fuese un ensayo o el título de un curso académico, el abogado canadiense Richard McLaren definió al sistema de dopaje llevado a cabo por Rusia, mediante el cual encubrió a decenas de sus deportistas que consumían sustancias prohibidas a través de un esquema organizado por el Estado.

El informe McLaren, que se dio a conocer el lunes, dejó en jaque al deporte y al gobierno ruso a menos de tres semanas para el inicio de los Juegos Olímpicos de Río 2016. La publicación realizada por encargo de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) –que ya generó un escándalo internacional–, puede dejar fuera de la principal cita del deporte mundial a los rusos, cuya suerte depende por estas horas de lo que diga el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) y lo que después, en base a esa resolución, resuelva el Comité Olímpico Internacional (COI).

Así operaban

La AMA decidió investigar las acusaciones del exdirector del laboratorio antidopaje de Moscú, Grigori Rodtchenkov, quien en mayo pasado reveló a The New York Times que decenas de atletas rusos, entre ellos 15 medallistas olímpicos, se habían aprovechado de un sistema de dopaje organizado y supervisado por el Estado y sus servicios de inteligencia en los Juegos de Sochi.

En la investigación de 96 folios llevada a cabo por McLaren se revela un sistema que "permitía convertir un resultado positivo en negativo (de una análisis antidopaje)" bajo la supervisión del Ministerio de Deportes de Rusia y el Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB).

El informe explica que el Laboratorio Antidopaje de Moscú encubrió a los atletas rusos que consumían sustancias prohibidas a través de un sistema organizado por el Estado que el documento califica de "Metodología para la Desaparición de Positivos".

Según McLaren, el Ministerio de Deportes "dirigía, controlaba y supervisaba" tanto la manipulación de los resultados de los análisis como el reemplazo de las muestras que daban positivo por otras negativas con la participación directa de los servicios secretos.

"El sistema fue implantado después de los Juegos Olímpicos (de Invierno) de 2010 (Vancouver) y operó hasta 2014", apuntó. En Vancouver, los resultados fueron pésimos para los rusos –terminaron sextos en el medallero– lo que hizo que se llevara adelante esa política. A los siguientes, de locales, en Sochi, lograron el primer puesto con 33 medallas, 13 de oro.

"Salva o cuarentena"

Entre las autoridades rusas, el método era conocido como "Salva o cuarentena". A través de ese diágrama se convirtieron en negativos al menos 312 muestras positivas de unos 30 deportes (ver apunte).

Cuando se hacía un control, los que se llevaban a cabo fuera de competición, las muestras llegaban al laboratorio de Moscú. Allí, Rodtchenkov, quien era su director –y que actualmente se radicó en Estados Unidos, donde hizo su denuncia– las analizaba. Cuando saltaba algún positivo, consultaba con la agencia antidopaje rusa, la Rusada, para saber a quién correspondía cada caso.

Luego, se comunicaba con el viceministro ruso de Deportes, Yuri Nagornykh, y le informaba qué deportista había dado positivo. El político –según indicó El País de Madrid en base al documento de McLaren– solo respondía una de las palabras del código establecido: salva o cuarentena.

Cuando la respuesta era "salva", Rodtchenkov debía subir el control positivo como si fuera negativo al servidor informático Adams, por el cual la AMA y las federaciones internacionales están al tanto de los controles. Además, debía falsificar el informe del laboratorio. Si en cambio, la respuesta era "cuarentena", el positivo seguía su curso normal y el deportista recibía su sanción.

A través de ese modo, según el informe McLaren, se salvaron 312 casos de 577 positivos revisados. Obviamente, se trataba de los mejores deportistas rusos, los que tenían esperanzas de medalla.

Whisky, vermouth y agujeros

Las trampas no fueron solo esas. En el Mundial de Atletismo de Moscú en 2013 se alteraron controles. "Al final de los campeonatos del mundo de Moscú, su laboratorio apartó muestras positivas, les quitó los tapones y reemplazó la orina 'sucia' antes de que las muestras fueran envidadas a otro laboratorio de instrucción de la IAAF (Federación Internacional de Atletismo)", aseveró el informe sobre Rodtchenkov, quien confesó que suministraba cócteles a los deportistas y que para acelerar los efectos de las sustancias prohibidas las mezclaba con alcohol: whisky para los hombres y vermouth para las mujeres.

Luego, en Sochi 2014, los Juegos de Invierno realizados en esa ciudad rusa, el Servicio Federal de Seguridad ruso construyó un edificio anexo al laboratorio antidopaje en el que trabajaba Rodtchenkov, que estaba ajeno a los inspectores de la AMA, los que aseguraban que los controles se hiceran de forma garantida.

Ambas construcciones estaban comunicadas a través de un hueco, o "mouse hole" como fue señalado en el informe, mediante el cual, por las noches, se intercambiaban controles de orina de deportistas que ya se sabía que habían consumido sustancias prohibidas, por controles limpios que los agentes de seguridad tenían identificados en una heladera. Así "salvaron" a 15 medallistas tramposos en esos Juegos.

El impacto del informe McLaren generó reacciones de los principales organismos deportivos internacionales. El COI en un primer momento manifestó que iba a tomar "las sanciones más severas", pero ayer bajó un cambio y dijo que esperará a lo que diga el fallo del TAS (ver apunte).

Desde la AMA esperaban una respuesta más fuerte del COI y entienden que Rusia no debe participar de eventos internacionales.

En tanto, en Rusia, el lunes se denunció una "injerencia peligrosa" de la política en el deporte y se evocó el escenario de una nueva Guerra Fría, esta vez deportiva.

Vitali Mutko, el ministro de Deportes, hombre de confianza y amigo del presidente Vladimir Putin y principal acusado del caso, niega todo y no se plantea renunciar, aunque el COI ya le prohibió su presencia en Río.

Tas resuelve, coi espera
El atletismo ruso conocerá mañana el veredicto del Tribunal Arbitral del Deporte (TAS), al que 68 atletas recurrieron luego de que fueran vetados a participar en los Juegos de Río por parte de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF), que prohibió a la Federación Rusa competir en Río por el escándalo de dopaje. Luego del fallo, el Comité Olímpico Internacional definirá qué medida tomará.

Populares de la sección