Artigas: "Estas vivencias los hacen crecer"

El entrenador de Central Español habló de la apuesta a los juveniles y de la llegada de Sebastián Abreu
Por estos días su proyecto de fútbol en Central Español sufrió una exposición pública inesperada con la llegada de Sebastián Abreu. ¿Este camino lo comenzó a recorrer en 2015, cuando dejó el fútbol?
Empezamos en setiembre de 2015 y la institución no estaba como hoy. Teníamos muchas dificultades, como le sucede a la mayoría de los equipos de Segunda División Profesional. En ese momento armamos algo para empezar a proyectar juveniles y que el club saliera adelante. Entonces se fueron dando los resultados con muchos jugadores surgidos en nuestra cantera. Este año podemos encontrar a un Central mucho más profesional y abocado a lo deportivo. En los comienzos fue complicado porque muchos no creían en el proyecto, pero los muchachos demostraron que tienen mucha hambre de gloria y eso hizo que el trabajo se viera reflejado y ahora, en este plantel de 24 jugadores nueve se formaron en nuestras juveniles, y tienen entre 15 años, el más chico, y 21 el más grande.

¿Cómo fue ese cambio de jugador a entrenador?
Se dio naturalmente, y ahora tratamos de transmitir la experiencia. El fútbol se construye de adentro hacia afuera. Si uno mira el mundo fútbol que muestra la televisión se encuentra con que todos queremos ser Messi o Cristiano Ronaldo. ¿Sabés que le digo a los muchachos? Que si hoy se entregan por entero día a día, si no piensan que ya está porque ganaron un partido, podrán llegar. Hoy vemos el producto final que son Suárez y Cavani, por ejemplo, pero ellos la empezaron a pelear desde abajo en el mismo lugar que muchos de los jugadores de este plantel. Ese es el mensaje que les paso: que vivan las 24 horas para el fútbol, desde la comida, el descanso, los hábitos, los valores, el entorno y las amistades, porque son unos privilegiados que pueden aspirar a vivir como futbolistas.

¿Cuánto ayuda en todo lo que quiere transmitir la llegada de Abreu?
Mucho. Que llegue primero y que se vaya último, que se quede tomando mate, que hable igual con un pibe de 15 años como con uno de 33. Que esté en la misma sintonía de todos, te demuestra que el fútbol es esto, porque quedan los autos afuera, la clase social, el lugar de donde venís, y acá adentro somos iguales, nos ayudamos entre todos y él es el primero en todos eso, porque siempre está buscando y tratando de solucionar lo que pueda faltar, de ayudar al compañero, a los que están empezando. A nosotros, como entrenadores, nos aporta en la idea de juego, porque le gusta y participa, y es un valor agregado que podemos aprovechar.

¿Cuánto cambió el vestuario con su llegada?
Es una pregunta que deberían responder los jugadores, pero le puedo decir que se ve en la motivación del grupo, en la alegría, en quedarse un rato más a charlar de fútbol, en ayudarse. En general los jugadores ahora ya no se bañan y se van, porque a los que se van enseguida y no tienen otra actividad él les dice: '¿Qué pasó? ¿Trabajás en una oficina?'. Entonces se quedan, y esas vivencias y esas anécdotas alimentan y los hacen crecer.

¿Cambió algo en el grupo desde su llegada?
Para estos chiquilines que te diga algo el Loco ya te motiva, aunque te corrija, aunque a veces te tenga que hacer una reprimenda, pero sabe que te lo está diciendo para su bien.

Populares de la sección

Acerca del autor