Arruabarrena tiene que hacer letra

Los dirigentes prefieren poner paños fríos ahora y resolver al final de la temporada

"No es tiempo de sacar conclusiones”, se adelantó a puntualizar a El Observador el dirigente de Nacional, José Fuentes. “Ahora tenemos que pensar en ganar los nueve puntos. Después veremos”, explicó luego de la reunión semanal de la comisión directiva, Claudio Puig, el secretario general del club. La derrota 3-2 en el clásico del domingo caló hondo y fue tema central en el encuentro de ayer en la sede de 8 de Octubre, pero los dirigentes esquivan las frases polémicas y procuran evitar las estridencias, sin disimular su preocupación.

En la actual temporada el entrenador de Nacional mantuvo una buena racha hasta la octava fecha. Luego de la duodécima etapa del Apertura, las estadísticas muestran que ganó solo el 52% de los puntos disputados (24 en 46), en un torneo de discreto nivel. Los líderes, Danubio y River Plate suman solo 26.

El tema que más inquietó a los dirigentes fue el funcionamiento del equipo y las escasas respuestas anímicas para revertir una situación deportiva adversa. “Se jugó muy mal el clásico. Eso lo vimos todos”, puntualizó Puig. Por su parte, Fuentes precisó: “Quedamos preocupados por lo que dicen ustedes y lo que todos vimos  en el partido de ayer (domingo), por la actitud del equipo, porque fue un equipo sin propuestas, y luego tampoco mostró rebeldía y actitud para revertir la situación en el campo de juego. Podemos perder, porque es una posibilidad en un clásico y en cualquier partido, pero hay formas de perder”.

Los tricolores tuvieron una tarde para el olvido en el Estadio Centenario y nunca encontraron los caminos para llegar al triunfo.

El plantel de Nacional tuvo libre ayer y volverá a entrenar hoy a la hora 10 en Los Céspedes. En el complejo deportivo de los tricolores comenzará la semana que se cerrará el domingo de tarde a la hora 17.30 o 18 (este fin de semana ajustarán nuevamente el horario de comienzo de los partidos), en el partido ante Cerro en el Parque Central.

Los tricolores necesitan ganar los tres partidos que quedan y esperar un traspié de Danubio y River Plate, los dos primeros del torneo, para aspirar a ganar el título del Apertura.

De haber ganado el clásico, Nacional dependía de sí mismo para buscar el título del primer torneo de la temporada 2013-2014.

En las tres últimas fechas (ver La recta final), Nacional debe jugar ante Cerro, Miramar Misiones y Fénix, tres de los últimos cinco equipos en la tabla de posiciones. Danubio contra tres de los animadores del torneo, el quinto, el séptimo y el noveno. En tanto, River Plate parece tener un fixture menos exigente que el de los franjeados, pero más difícil que el de los albos.

En ningún momento de la reunión de directiva de Nacional de ayer, a la que no asistió el presidente Eduardo Ache porque está de viaje, se puso en duda la continuidad del técnico Rodolfo Arruabarrena, pero el proyecto deportivo del argentino quedó atado a los resultados de las tres últimas fechas.

El entrenador perdió crédito en el clásico del fin de semana. Solo el título que está en juego le permitirá recuperarlo.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios