Arrancó el momento clave del año para Cuevas

El uruguayo arranca la gira europea de polvo de ladrillo, donde puede sumar puntos grandes

El tenista uruguayo Pablo Cuevas debutó con un trabajado triunfo en el ATP de Montecarlo al ganarle al español Daniel Gimeno Traver por 7-6 (2), 6-7 (2), 7-6 (4), en un duro partido que se extendió por tres horas y 20 minutos.

La victoria marcó el comienzo de la temporada europea en polvo de ladrillo para el salteño, quien se destaca en esa superficie.

Cuevas, 25° en el ranking de la ATP, no la tuvo fácil ante Gimeno Traver, 102° del mundo, y ganó el partido en base a su saque. El uruguayo tuvo 57 errores no forzados y salió a atacar en los momentos en que estuvo más complicado. En segunda ronda, se medirá ante el canadiense Milos Raonic, número 12 del mundo.

Momento clave de la temporada

Si hay un momento clave en el año de Pablo Cuevas es este. Porque se juntan dos ítems fundamentales: por un lado, dos meses de torneos en su mejor superficie, el polvo de ladrillo, algo de lo que no pudo disfrutar en el último mes, cuando le tocó el cemento de EEUU, o lo que le tocará en junio y julio, cuando pase al césped. Y por otro, torneos que ponen muchos puntos en juego, como 3 Masters 1000 (Montecarlo, Madrid, Roma), un Gran Slam como Roland Garros que reparte 2.000 puntos y un ATP 500 como Barcelona: en total 5.500 puntos. Esa es la diferencia fundamental respecto a la gira sudamericana sobre polvo de ladrillo , en marzo, donde había 1.000 puntos en juego (250 de Buenos Aires y los 700 que ganó entre los ATP 250 de San Pablo y el 500 de Río de Janeiro.

Ese es el camino que arrancó Cuevas esta madrugada, cuando enfrentó a Gimeno Traver en el arranque del ATP de Monte Carlo. El inicio de la temporada de puntos grandes sobre su mejor superficie, en una temporada en la que se preparó especialmente para llegar a este momento en el máximo de sus posibilidades. El objetivo: crecer en el juego y llegar lo más adelante posible en los torneos más importantes, para dar otro salto de calidad en el ranking que le permita meterse entre los 20 mejores e incluso más, de manera de ganar terreno para cuando lleguen las no tan favorables superficies de cemento y césped.

En ese sentido, hay un cambio respecto a la temporada 2015: en ese momento, Cuevas arrastraba problemas de espalda –consecuencia en parte de la serie de Copa Davis ante Colombia-, lo que le impidió participar del Masters 1000 de Montecarlo –de hecho por eso este año no defiende puntos allí. Luego jugó Barcelona –quedó afuera en segunda fase-, Estambul (llegó a la final ante Federer, Madrid -jugó 48 horas después de la final de Estambul y quedó afuera en primera fase- y Roma -afuera en octavos de final ante Federer-. Tiene la presión de recuperar por otro lado los 150 puntos de Estambul, aunque si lo logra temprano en la gira puede darle una inyección anímica clave.

Este año se preparó bien para llegar a Monte Carlo, y tiene previsto no jugar Estambul para poder descansar y llegar bien preparado a Madrid, teniendo en cuenta que hay muchos más puntos en juego. De ese modo, prioriza los Masters 1000, que –junto a los Grand Slams- entran obligatoriamente en su ranking cualquiera sea la actuación que tenga.

Cuevas llega en un buen momento. Tocó su techo tenístico con esa serie de dos títulos en Río y San Pablo, y luego debió hacer la transición al cemento de EEUU. Le costó la primera semana, donde no jugó bien y sintió las consecuencias de una gripe al perder en el primer partido de Indian Wells ante Guido Pella, pero se mostró muy recuperado un par de semanas más tarde, en Miami, cuando ganó en primera ronda ante el escocés John Millman y luego cayó ante el número 15 del mundo Gael Monfils h4-6, 4-6 aunque mostrando un muy buen tenis.

De cara a su objetivo de meterse dentro de los 20, Cuevas mirá al ranking con una doble lectura. Por un lado, de los que tiene alrededor, es el tercero que defiende más puntos (295, solo el 26° Dimitrov con 505 y el 28° Kohlschreiber con 375 defienden más, y los dos están por debajo de su puesto 26°). Sin embargo, la otra lectura es que por algo la mayoría de los que tiene arriba no defiende puntos: se trata en su mayoría de jugadores de canchas rápidas, a los que le cuesta un poco más la arcilla, el opuesto que Cuevas. En ese sentido, Cuevas tiene una gran chance de sumar más puntos que el año pasado y llegar bien posicionado a Roland Garros, uno de los grandes objetivos de su carrera. De hecho, hace un año llegó a tercera fase y perdió en cinco sets un partido increíble ante Monfils. Ahora, más crecido en su tenis y más experiente a la hora de armar su calendario, tiene una gran oportunidad para hacer historia en un Grand Slam.


Populares de la sección