Armados hasta los dientes

Una facción de la barra de Independiente planeaba atacar a otra cuando la policía abortó la operación; el partido ante Unión fue suspendido

La Agencia de Prevención de Violencia en el Deporte (Aprevide) de Argentina ordenó suspender el partido entre Independiente y Unión de Santa Fe, que se iba a jugar el viernes en Avellaneda, tras la detención de 32 barras bravas armados en las cercanías del estadio.

Las autoridades provinciales justificaron la suspensión del encuentro por la obligación de "preservar la vida" de los hinchas, ante el riesgo que corrían por "la presencias de armas de fuego" en las cercanías del estadio Libertadores de América.

Los detenidos son miembros de la barra oficial de Independiente, a los que se acusa de preparar una emboscada para atacar a una facción rival del mismo club.

La Policía los localizó en el techo de una propiedad desocupada, frente a la puerta 4 de acceso al estadio, armados con dos pistolas, dos revólveres y 10 cuchillos.

Este sábado fueron liberados 10 menores, según informó Ole que dice que de los 22 detenidos todos tienen antecedentes por hechos de violencia.


Fuente: El Observador

Populares de la sección

Comentarios