Arismendi, García y González, ¿son titulares hoy en Nacional?

El 23 de marzo termina la sanción para tres y de acuerdo al rendimiento que tuvieron en los dos partidos de Copa que disputaron, Pelusso tendrá que resolver si ahora encajan en el actual sistema de juego

Diego Arismendi, Ignacio González y Santiago García eran jugadores imprescindibles en la idea táctica de Gerardo Pelusso antes del 20 de enero. Cuando el técnico buscaba el mejor equipo, los dos primeros integraban la oncena principal mientras que el Morro era el primer suplente de Iván Alonso. La sanción impuesta para los tres (también para Darwin Torres y para Leonardo Burián, que ya no está en el club) por parte de la Justicia después de la riña que protagonizaron en el clásico de la Copa Antel termina el domingo 23 de marzo y la duda es si hoy entran en los planes del DT como piezas fundamentales.

Los futbolistas podrán jugar el 26 de marzo frente a Newell’s por la Copa y en el torneo local en la novena fecha contra Liverpool.

Lo que genera la incertidumbre no es la calidad de cada uno de ellos para jugar al fútbol, sino la falta de ritmo que tuvieron durante la sanción: apenas disputaron dos partidos. Antes del 20 de enero (día del aciago clásico) Arismendi y González tenían los puestos asegurados.

Habilitados por la Justicia a salir del país, los tres actuaron en los dos juegos de Copa Libertadores que Nacional disputó en el exterior frente a Newell’s Old Boys y Atlético Nacional con rendimientos desparejos. No cumplieron un buen funcionamiento en Rosario y en Medellín jugó bien Arismendi, el Morro marcó un gol pero se le notó la escasez de fútbol en otras jugadas y Nacho estuvo lejos de su mejor nivel. Físicamente sintieron la poca actividad. Arismendi salió sentido, García fue sustituido y González terminó fundido y pidió el cambio.

Durante los amistosos de enero antes de la sanción Arismendi integraba el doble 5 junto a Prieto (contra Sporting Cristal) y Calzada (ante Peñarol). González, en tanto, fue el enganche en ambos partidos. Entonces Pelusso tenía la idea fija de jugar con el sistema 4-2-3-1. El único delantero era Iván Alonso. En el pizarrón, Porta y De Pena tenían que acompañar al atacante de área y también colaborar con los dos volantes centrales en la recuperación de la pelota.

A base de un gran rendimiento Nicolás Prieto se ganó un lugar en la mitad de la cancha, a tal punto es uno de los tres jugadores que fueron titulares en las primeras seis fechas del Clausura; los otros dos son Gustavo Munúa e Ismael Benegas. Es difícil entonces pensar que salga del equipo cuando Arismendi esté en condiciones reglamentarias de actuar en el  medio local.

Podrían hacerlo juntos Prieto y Arismendi como lo hicieron en la final de la Copa Bandes frente a Sporting Cristal cuando Nacional ganó 3-0, pero en ese caso tendría que desplazar al peruano Rinaldo Cruzado, un futbolista con menos recuperación que los anteriores, pero pedido específicamente por Pelusso para jugar en esa posición.

La otra opción es que conforme el mediocampo con los tres (Prieto, Arismendi y Cruzado), lo que llevaría a variar la fórmula que ahora utiliza el entrenador.

Nacho González era el enganche cantado de Nacional. En el sistema 4-2-3-1 jugaba en el medio de los tres que precedían al centrodelantero. El generador del fútbol tricolor.

Lo cierto es que para jugar en ese lugar Pelusso no encontró el sustituto ideal. No funcionó Gonzalo Ramos, tampoco Gastón Pereiro cuando jugó ahí y las lesiones no le permitieron sumar minutos a Álvaro Recoba: solo actuó 47 minutos en la Copa y 55 en el Clausura.

Pero ahora el entrenador cambió el sistema. En el último partido local contra El Tanque jugó con dos volantes centrales (Prieto y Cruzado) y dos por las bandas (Giménez y Pereiro). El juvenil Pereiro fue clave con sus habilidad para que Nacional diera vuelta el partido en el Parque Central y Giménez, sin deslumbrar, jugó su mejor partido convirtiendo incluso su primer gol.

En este guión tal vez González pueda ingresar por Giménez, pero también puede suceder que cuando tenga a todos a la orden el técnico decida volver a su idea original con un solo punta.

García es el que la tiene más complicada para jugar de arranque. Cuando Nacional jugaba con un solo futbolista en el área, ese era Alonso. Ahora que lo hace con dos, a Alonso se le sumó Mascia. Y la verdad es que éste jugó bien el fin de semana, marcó un gol y se está afianzando.

“Está complicado para los dos meses que vienen. Tenemos muchos partidos seguidos y con cinco jugadores menos para hacer la rotación”, dijo Pelusso a El Observador cuando estaba armando la lista para la Copa Libertadores.

El técnico apuntó por igual a los dos torneos, cambiando algunos jugadores entre partido y partido. Logró pasar la fase previa de la Copa frente a Oriente Petrolero y ganar al mismo tiempo sus primeras dos presentaciones en el Clausura, contra Racing y Rentistas.

Después se le complicó, porque venció a Sud América por la tercera fecha del torneo local, pero perdió contra Danubio, River Plate, Gremio y Newell’s Old Boys. Si bien la irregularidad del Campeonato Uruguayo le permite seguir en los puestos de arriba, prácticamente dilapidó en dos fechas sus opciones de clasificar a octavos de final del torneo continental.

Fue entonces cuando Pelusso tomó la determinación de utilizar un equipo en el ámbito local y otro en el internacional, para evitar el desgaste de los futbolistas, producto de los partidos y de los viajes. Ir a Medellín, por ejemplo, le insumió 13 horas y dos escalas.

Dentro de dos semanas el floridense tendrá a todo el plantel a la orden y el panorama en la Libertadores un poco más claro.

Es indudable que jugadores como Arismendi, González y García son de enorme valía en el fútbol local. Pero después de 60 días de suspensión y otros jugadores que se ganaron un lugar (Prieto, Pereiro y Mascia), cabe la pregunta que solo se responderá en la cancha: ¿aquellos son titulares?


Populares de la sección

Comentarios