Arias después del escándalo: “Si no reflexionaba, me hacía mal”

Ramón Arias habló por primera vez del escándalo que generó tras el partido con Nacional de Medellín, confesó que tiró “todo por la borda”, que tuvo que ir a psicólogo y que ante Nacional demostró que sigue "vivo”

Ramón Arias llega al Franzini e invita al equipo de El Observador para hacer la nota en la cancha del estadio violeta. Se para justo en el sector que en los últimos tiempos suele ocupar, el lateral derecho, donde se siente muy cómodo. Y con la frente en alto, luego de la eliminación con “orgullo” de Defensor Sporting en la Copa Libertadores, responde las preguntas.

Por primera vez habla de lo que ocurrió horas después de la obtención del histórico pase a semifinales de la viola tras ganarle a Nacional de Medellín en Colombia, cuando se divulgaron fotos suyas que causaron malestar en dirigentes, cuerpo técnico y el plantel. “Después de todo lo que había pasado, confiaron nuevamente en mí”, dice el “Cachila”.

¿Qué reflexión hace sobre la eliminación de la Libertadores ante Nacional de Paraguay?
La reflexión es negativa porque no se cumplió el objetivo que era llegar a la final, nos quedamos en las semis. No pudo ser y ahora hay que seguir trabajando con miras al torneo local.

¿Qué se dijeron en el vestuario tras el partido? ¿Hubo orgullo, dolor?
El orgullo está porque se dejó todo. Hay maneras y maneras de perder y la forma en que se perdió el otro día, si bien no te garantiza nada, te da tranquilidad. Intentamos por todos los caminos posibles y la jugada que nos marcó fue la última, la pelota que pegó en el travesaño. Si entraba forzábamos la eliminatoria a los penales y quién sabe lo que podía pasar.

¿Qué evaluación hace de la participación en la Copa?
Es un balance muy positivo. Creo que los jóvenes hemos tomado una experiencia notable. En cuanto al club, llegamos a una instancia histórica. También para los hinchas que no habían tenido la posibilidad de vivir estas emotivas experiencias y quedará para el recuerdo de todos. Lo de la hinchada fue notable. Fue hermoso cómo nos acompañó yendo hasta Bolivia, gente mayor yendo a Paraguay, a Colombia, a todos lados. Estamos eternamente agradecidos a ellos.

¿El partido del martes fue una revancha para usted?
No sé si revancha, sí una oportunidad que me volvía a dar el club y el cuerpo técnico. Después de todo lo que había pasado confiaron nuevamente en mí, me abrieron las puertas de nuevo y traté de aprovechar eso desde el momento que nos reintegramos para empezar la pretemporada. El otro día fue una oportunidad linda para demostrar que sigo vivo y que tengo ganas de hacer las cosas bien.

¿Cómo manejó el tema de las fotos suyas que circularon luego del partido en Medellín?
Con tranquilidad. Con mis familiares apoyándome, con mis compañeros, cuerpo técnico, dirigentes y la hinchada. La verdad que se han portado muy bien conmigo y uno trata de devolverles todo eso que me dieron en esos minutos que tuve y en los que espero tener próximamente.

¿Qué pasó aquella noche?
No sé... No sabría decirte qué pasó en ese momento...

¿Puede haber influido el hecho de tener 22 años?
Sí, obvio. Capaz que me jugó una mala pasada eso. Pero ya está. Son momentos que no se pueden vivir en esas instancias. Ya está. Hay que aprender y mejorar de aquí en adelante.

¿Cómo fue el viaje de vuelta tras aquel momento, cuando ya circulaban las imágenes?
Fue como un velorio para mí, imaginate. Habíamos ganado un partido importantísimo y todo lo positivo que habíamos logrado lo tiré por la borda.

¿Ya superó ese asunto?
Sí. Cuando llegué acá era caso cerrado para mí. Había que hacer un replanteamiento en lo que era mi cabeza en ese momento. Dejé todo en blanco enseguida y de ahí en más pensé en lo futbolístico, que es de lo que yo vivo.

¿Ese hecho lo marcó en su carrera?
Sí, obviamente. Si no reflexionaba me hacía mal a mí mismo. Creo que nadie de los que rodean a uno quiere eso. Así que me replanteaba las cosas y hoy estoy acá, con la oportunidad de vuelta en Defensor y muy agradecido a todos.

¿Es un tema que todavía le quita el sueño?
Ya está pisado. Pasó bastante tiempo y no le doy más repercusión.

¿Qué le dijeron los dirigentes, técnico y referentes del equipo?
Y nada... Sabía que la había errado. Primero yo hice la autocrítica de que le había errado. Y ellos me marcan los errores como lo hacen siempre con cualquiera. Podés agarrarlo o no, ellos van a estar para decírtelo y está en uno asimilar lo que le dicen y tener autocrítica para mejorar y crecer.

¿Tuvo que ir al psicólogo por el tema?
Sí. Mi tía me brindó una ayuda con un psicólogo y le estoy muy agradecido a él.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios