Arias cuenta la historia del grafitti “vende humo”

El técnico bohemio dijo que no entendía como existía una pintada en su contra en la sede y reveló: “Cuando el periodista de El Observador me hizo esa pregunta se me cayó la mandibula. Fue como si te dicen, sabés que tu novia…”

Los clubes suelen tener vivencias ocultas. Esas que forman parte de su historia diaria y que generalmente no salen a luz. Habitualmente los protagonistas las digieren. Pero el paso de las horas permite pasar de la locura del fin de semana a la tranquilidad y la reflexión.

Wanderers tenía una historia oculta. La del grafitti en el muro de su sede social. “Arias vende humo” rezaba la pintada. La pasada semana, cuando El Observador fue al Viera, sorprendió al entrenador bohemio con la pregunta. Pero salió de la misma con diplomacia.

El paso de las horas lo llevó a contar la historia en Sport 890: “Cuando el periodista de El Observador me hizo la última pregunta, que fue esa de la pintada, casi se me cae la mandíbula. Fue como si te dicen, sabés que tu novia… Fue un dolor tan grande el que sentí. El dolor era con quienes comparten conmigo y quienes compartían conmigo un trabajo y que en algún momento no hayan llevado una brocha para pintar eso”, dijo Arias que nunca había visto el grafitti “porque nunca paso por la puerta de la sede”.

El entrenador bohemio reveló que, luego de la nota, llamó a los dirigentes.

“Yo se lo manifesté a los dirigentes y lo tengo que decir en voz alta esto. Se que ahora lo corrigieron y como digo todas las cosas como son, lo cuento. Me dio mucho dolor enterarme por otra persona que mi equipo tenía en su sede un cartel de esos y yo llevaba dos años y medio dirigiendo. No es contra el que lo escribió pero alguien lo tenía que haber corregido”.

Una semana después, como reveló El Observador, el cartel había sido modificado y hoy dice: “Arias vende fútbol”.


Populares de la sección

Comentarios