Argentina confirmó, a Brasil no le dio y España estuvo a una tapa

El debut dejó sensaciones opuestas para los favoritos sudamericanos; España lo perdió en un final vibrante

A diferencia del fútbol, que pondera al campeonato del mundo sobre los Juegos, el básquetbol tiene en el oro olímpico su máxima gloria. Aún siendo Estados Unidos el principal favorito, Argentina, con Luis Scola a la cabeza, confirmó que es firme candidato a pelear el primer puesto con una aplastante victoria ante Nigeria 94-66, mientras que Brasil y España, dos de los seleccionados más fuertes, debutaron con derrotas que los ponen en una situación más ajustada de cara al futuro del campeonato.

Impulsados por la usual arenga de sus hinchas, Argentina dominó en todo momento a los nigerianos. Con un parcial de 22-15 en el primer cuarto, un letal Facundo Campazzo desde la línea de tres, con 4 de 5 desde la distancia, impulsó al equipo, que terminó el primer tiempo arriba 50-31 y como claro dominador.

Campazzo terminó siendo el goleador albiceleste con 19 puntos, 15 de ellos desde el triple.

Luego del descanso, la fortaleza defensiva y los aciertos de sus hombres permitió a Argentina aumentar todavía más la ventaja. En el tercer cuarto el partido ya estaba estaba cerrado y el último fue un mero trámite.

España, por su parte, vigente medalla de plata olímpica, empezó con buen pie ante Croacia, pero en el segundo tiempo se relajó y dejó a los croatas remontar para después pasar. La buena actuación de Pau Gasol y Nikola Mirotic, con 26 y 19 puntos respectivamente, no pudo impedir la derrota en un agónico final, que incluyó una tapa clave a Gasol que impidió el empate de los españoles.

Tras una buena primera parte que terminó 38-32 a favor de España, en el segundo tiempo los españoles sufrieron varios fallos defensivos que permitieron a los croatas empatar el partido a 67 a menos de 2 minutos del final. Faltando 17 segundos, Croacia marcó el 72-70 definitivo, aunque Gasol tuvo una última oportunidad que Dario Saric anuló con una gran tapa.

"El último cuarto fue horrible, tuvimos cinco pérdidas de balón y otro errores y, aunque nos pudimos volver a meter en el partido, no pudimos evitar perder", delcaró el técnico español, Sergio Scariolo, al final.

Brasil también complicó su inicio de campeonato, aunque contra un rival más duro que los españoles. Los brasileños hipotecaron continuamente su ataque contra una tremenda presión de Lituania, que salió decidido a llevarse el partido y cuyos hombres mostraron, en el primer tiempo, una mayor eficacia desde la pintura.

El segundo cuarto fue especialmente malo para Brasil, que a cuatro minutos del final solo había marcado cinco puntos. En el segundo tiempo Brasil corrigió algunos errores en ataque, se mostró más agresivo y afinó la defensa, lo que provocó una tremenda remontada de más de 20 puntos que puso nerviosos a los lituanos pero que de todas maneras no le alcanzó.

Leandro Barbosa, clave en la remontada brasileña, fue el máximo anotador del partido con 21 puntos.

Ambos, Brasil y España, se verán las caras en la próxima fecha, donde deberán buscar una victoria impostergable para no perder pisada en la carrera por el podio.