Apud le saca lustre a Boston River

Es el técnico, hace de psicólogo, soluciona todos los problemas y escribe la mejor historia del equipo rojiverde


El teléfono no dejó de sonar en todo el día. "Nunca me habían llamado tanto. ¡Nunca! Je. Es grande la repercusión de la Copa", reflexiona Alejandro Apud, el entrenador de Boston River, con el periodista, mientras empieza a desgranar sus últimas horas cargadas de vértigo y de emociones marcadas por el triunfo 3-1 ante Comerciantes Unidos de Perú en el estreno en la Copa Sudamericana, el martes en el Parque Central. El miércoles de mañana, temprano, dirigió el amistoso que los suplentes jugaron con Canadian en la cancha de San Eugenio Universitario y al mediodía terminó viendo al equipo de Tercera en el complejo de Manga.

El trabajo no le da pausa, pero le llena el alma. "Lo del martes tuvo una carga emotiva impresionante, por lo que significó el debut en el torneo y jugar por primera vez una competencia internacional. Toda eso que generó fue bien aprovechado. Lo canalizamos bien", subraya.

Apud, de 49 años y que lleva 14 años trabajando como entrenador, que aprendió a sufrir en el ascenso –donde se transformó en especialista en devolver a equipos al círculo superior-, llegó a Bostón River para el Uruguayo Especial de 2016. Firmó por seis meses. Concluido ese período, le renovaron por un año en el club que define como una gran familia, en el que trabaja sin presiones y que disfruta cada momento, incluso cuando tiene que hacer de entrenador, de sicólogo y de todo lo que fuere necesario para solucionar los problemas de cada día.

"El único secreto es trabajar y convencer a los jugadores que lo que hacen les va mejorar", puntualiza.

"¿Si tenemos sicólogo? Nooo", expresa con la o tan marcada como la pasión que le pone a lo que hace. "Somos un club humilde, muy particular, donde cada día vivís una anécdota nueva y en el que hay que buscar soluciones para todo. Pero la gente ayuda con tanto entusiasmo que hacen que sea un club tan particular como diferente y donde las dificultades no se noten, porque se disimulan con tanto esfuerzo de todos".

Volviendo al sicólogo. "No es posible en el presupuesto que manejamos. Pero hablamos mucho con el plantel. Cada 15 o 20 días generamos una instancia de diálogo en la que planteamos algún tema del momento y lo abordamos entre todos. Ellos se expresan y encuentran respuestas a lo que necesitan. Asumen lo que deben hacer en la cancha como parte de sus objetivos", manifiesta.

Apud sabía a qué club llegaba cuando firmó en 2016. "Boston River es un equipo en evolución, humilde y con un plantel integrado por jugadores que pueden llegar a préstamo de otros equipos de Primera y jugadores con poco rodaje, que no tienen alta competencia por mucho tiempo. Y ahí hay que tener buen ojo para elegir. Por eso conformamos un plantel profesional y que en el aspecto humano nos brindara valor agregado. Nos detuvimos en ese detalle: consolidar el aspecto humano, que es clave, porque con personas de bien que quieren mejorar y que son grandes profesionales podés lograr lo que te propongas".

Adrián Berbia, Andrés Scotti, Pablo Álvarez, Pablo Cepellini, Guillermo Fratta, Joaquín Pereyra, Enrique Etcheverry, integran la nómina que Apud visualizó con gran ojo para conformar un plantel al que con "trabajo y paciencia", define, le podía sacar el mayor rendimiento.

"Por primera vez en mi carrera estoy disfrutando mi tarea como director técnico. Los jugadores me hace sentir muy bien en todo esto, por todo lo que aportan. Todos trabajamos convencidos de lo que hacemos. Y además porque llega un momento en que la experiencia te enseña a medir en qué vale la pena calentarse y en qué no".

Al hincha le agradece. "La empatía que logramos con la gente es maravillosa. No te imaginás lo que ayuda a eso", puntualiza.

Boston River tiene dos dueños, el uruguayo Tito Sierra y el venezolano Edmundo Kabchi. "Tito está todos los días, hablamos el mismo idioma. A Kabchi lo conocí este año; se ve que es un empresario importante, humilde y que escucha".

Con el cariño por lo que hace y la pasión con la que vive el fútbol, Apud le llegó al alma del plantel y le saca lustre a un grupo que también hace historia en la Sudamericana.

Cifras
6° terminó Boston River en el Uruguayo Especial de 2016 y clasificó a la Sudamericana. En el torneo disputó 15 partidos, ganó cinco, empató siete y perdió tres. Anotó 19 goles y recibió 11.
250.000 dólares cobró el club de barrio Bolívar por participar en la primera fase de la Sudamericana. En la ida ganó 3-1 a Comerciantes Unidos. La revancha será el 1° de junio.
300.000 dólares recibirá si avanza a segunda ronda del torneo.

Acerca del autor