¿Aprobaron o no? Las notas de la primera fase

Terminada la primera rueda de la Copa, Referí analiza los rendimientos celestes: el Cacha y Muslera son los mejores
Enviado a Chile

Terminada la fase de grupos y con Uruguay clasificado a la espera de jugar con Chile, Referí evalúa el rendimiento de los 16 futbolistas utilizados por el Maestro Tabárez.

En los tres partidos de la fase de grupos, Uruguay conoció ganó, perdió y empató clasificándose como el mejor tercero de la Copa América. Pero mucho deberá mejorar si aspira a pasar a semifinales ya que en su camino estará no solo el locatario, sino también uno de los equipos que mejor juego desplegó a lo largo del certamen: Chile.

En los tres partidos, Tabárez utilizó a 16 futbolistas de la lista de 23 y solo dejó sentados en el banco a los goleros Rodrigo Muñoz y Martín Silva, los defensores Gastón Silva, Jorge Fucile y Matías Corujo, el volante Guzmán Pereira y el delantero Jonathan Rodríguez, quienes aún no sumaron minutos oficiales en el torneo.

Ante la falta de Álvaro Pereira ante Paraguay, el entrenador deberá decidir quién ingresa en su lugar y, en ese caso, podrán tener minutos Gastón Silva o Jorge Fucile.

En base a su función táctica y su rendimiento estadístico, Referí adelanta los primeros carné del Maestro tras la primera rueda.

El uno x uno de Referí en promedio con las calificaciones de los tres partidos.

Sebastián Coates (7). Jugó solo ante Paraguay y lo hizo como para mantenerse en el equipo. Su fuerte es el juego aéreo y es muy aplicado tácticamente. Menos dúctil y veloz que Josema Giménez, Coates se las arregló para hacer un buen partido ante los guaraníes y demostrarle a Tabárez que es una opción más que válida para la defensa celeste. Llegó a 17 partidos con la selección mayor y no sabe lo que es perder con la camiseta de Uruguay.

Fernando Muslera (6,6). El arquero celeste está demostrando un gran nivel en esta Copa América. Ante Jamaica fue su partido con menos trabajo ya que solo le patearon al arco dos veces. Con Argentina se transformó en figura y solo recibió un gol en seis disparos al arco. Se mostró seguro en las salidas aéreas. A veces no aprovecha para salir rápido con pelotas a los extremos, pero se debe a que el equipo no se ordena adecuadamente luego de que el arquero recupera la pelota. Ante Chile tendrá mucho trabajo.

Egidio Arévalo Ríos (6,6). El volante es insustituible dentro del esquema de Uruguay. Esta nómina celeste no tiene ningún jugador que lea tan bien el juego en una zona crítica del campo. Arévalo entiende a la perfección el andamiaje defensivo-colectivo de Uruguay y siempre ocupa espacios. Ante Argentina fue clave para detener a Messi y hasta pudo soltarse para llegar al ataque. El volante corta el juego y distribuye bien, ya que no toma atribuciones ofensivas que no le corresponden. En el banco de suplentes no hay otro jugador de sus características. Acertó 82 pases en lo que va de la Copa y recuperó 20 balones.

Álvaro González (6,5). Es uno de los futbolistas más resistidos de la selección, pero se encarga de hacer el trabajo sucio que pocos ven. Al volante de Torino es muy difícil encontrarlo mal parado y le tocó ser titular con la tarea que ningún jugador quiere tener: marcar a Messi. No solo pudo con esa función sino que obligó al astro argentino a abandonar su posición de ataque para retroceder metrosa. Recuperó 10 pelotas en el torneo y pasó bien el balón 50 veces.

Diego Godín (6,5). El capitán es el más regular del plantel. Jugó los primeros dos partidos ya que las tarjetas amarillas recibidas ante Jamaica y Argentina lo borraron del choque ante Paraguay, pero volverá al equipo para jugar con Chile en Santiago. Símbolo de esta selección, fue rueda de auxilio permanente para sus compañeros de zaga. Le cubrió la espaldas a todos y tácticamente fue insuperable. Es el mejor zaguero que tiene Uruguay y ante Paraguay el equipo lo extrañó en el juego aéreo. Recuperó nueve pelotas y cometió cuatro infracciones.

Maximiliano Pereira (6). Luego de un discreto debut ante Jamaica y un primer tiempo donde lo complicaron mucho frente a Argentina, el lateral de Benfica se reivindicó. Jugó un buen segundo tiempo ante los albicelestes y fue figura en el empate ante Paraguay. A su marca y aplicación táctica habitual, Pereira le sumó recorrido ofensivo por la banda y fue protagonista del único circuito de juego en ataque que mostró Uruguay, junto a Carlos Sánchez ante Paraguay. Recuperó cinco pelotas y acertó 76 pases.

Giorgian De Arrascaeta (6). El volante creativo de Cruzeiro tuvo apenas un puñado de minutos ante Jamaica, donde entró con el objetivo de tener la pelota y acoplarse a los jugadores de ataque. Fue el único futbolista de Uruguay que intentó romper la monotonía de un equipo vertical al que le quema tener la pelota. El pibe nacido en Defensor Sporting se adueñó de la pelota, generó infracciones a favor e hizo descansar a sus compañeros sin correr en la marca. Ante Argentina y Paraguay no tuvo minutos y el equipo lo sintió. Es una carta en la manga.

Cristian Rodríguez (5,6). El Cebolla es un jugador polifuncional por excelencia. Es zurdo, algo difícil de encontrar en el fútbol uruguayo, y su mixtura entre potencia, velocidad y técnica lo hacen un futbolista importante en el plantel celeste. Luego de un debut ante Jamaica donde fue la figura y anotó el gol, su rendimiento decayó ante Argentina y eso le costó el puesto de titular. Ante los guaraníes ingresó en el complemento. Suma dos tiros al arco con un gol anotado.

Nicolás Lodeiro (5,5). El volante de Boca Juniors comenzó como titular ante Jamaica y Argentina pero luego perdió su lugar en base a magras producciones y su nula influencia sobre el juego celeste. Tabárez lo colocó en principio como doble 5 al lado de Arévalo Ríos, para que el Cacha tuviera a su lado un jugador que saque limpia la pelota y oxigene los circuitos ofensivos. Pero eso nunca ocurrió. Ante Jamaica perdió el duelo físico en la medular y tuvo que retrasarse mucho para tener la pelota y ante Argentina se turnaron Lucas Biglia y Javier Mascherano para no dejarlo jugar. Acertó 65 pases, recuperó ocho balones.

Diego Rolan (5,3). Es el Cavani de la nueva era. Delantero goleador que se mueve por todo el frente de ataque en Francia, Tabárez lo coloca como rueda de auxilio en la mitad del terreno para hacer la doble función de apoyar a los laterales en la marca y a los delanteros en ataque. Con un biotipo privilegiado, al igual que Cavani, Rolan fue titular en los tres partidos del grupo y le tocó jugar en cuatro posiciones diferentes. Ante Jamaica fue delantero neto y luego mediapunta, al tiempo que con Argentina y Paraguay tuvo que retroceder para jugar de volante externo por las bandas. Es un jugador técnico y sacrificado por el equipo. Lleva 72 pases acertados y cinco tiros al arco.

Álvaro Pereira (5). Fue de menos a más en esta edición del torneo. Luego de un debut con muchas dudas ante Jamaica donde no pudo proyectarse y fue superado, le tocó marcar a Messi frente a Argentina y no sufrió, pero vio una amarilla que lo condicionó. Con Paraguay el equipo celeste jugó más por la banda derecha. Volvió a ser amonestado. Cometió seis faltas, acumuló dos amarillas y recuperó 20 pelotas.

José María Giménez (4,6). Es un protagonista absoluto en esta participación de Uruguay en la Copa. Gracias a su cabeza, se llegó a los únicos dos goles que tiene en el certamen. Ante Jamaica le bajó la pelota a Cristian Rodríguez y ante Paraguay anotó con un frentazo perfecto y un doble ritmo propio de un jugador de la NBA. La otra cara de la moneda es que por dos errores suyos, a Uruguay le convirtieron los únicos dos tantos en el torneo. Ante Argentina falló en la marca zonal y contra Paraguay perdió la referencia individual. Recuperó siete balones.

Edinson Cavani (4,6). Sin Luis Suárez ni Diego Forlán en el plantel, a Edinson Cavani se le presentaba la gran oportunidad de ser la referencia en ataque, algo que solo ocurría cuando los otros dos delanteros no estaban en el campo. Acostumbrado a resignar su posición natural para sacrificarse por el equipo aprovechando al máximo su biotipo privilegiado, Cavani llegó a Chile con el objetivo de transformarse en el goleador amado en Italia y Francia. Pero no pudo. Si bien es cierto que no le ha llegado la pelota en cantidad y calidad y que el equipo no juega para él, Cavani no demostró el mismo nivel que en Europa: remató ocho veces al arco y en solo una le acertó a los tres palos.

Cristhian Stuani (4,5). Tabárez encontró en Stuani a un delantero de área reconvertido en volante externo. El hombre de Espanyol de Barcelona se ganó un lugar en esta selección gracias a su versatilidad para jugar en ambos puestos. Jugó algunos minutos ante Jamaica y Paraguay y en ambos partidos ingresó como delantero para acompañar a Cavani, pero la suerte no estuvo de su lado. Las pocas chances que generó Uruguay lo tuvo como protagonista, pero falló en la definición. Volverá a ser suplente ante Chile y podrá tener minutos si el equipo celeste tiene que ir a buscar el partido.

Carlos Sánchez (4,3). Es una de las caras nuevas de este proceso. Se metió directo en el equipo titular ante Jamaica, pero una marca escalonada hizo que no tuviera incidencia ninguna en el partido. Ante Argentina comenzó como suplente y pudo mostrar su potencial recién en la última media hora de juego, algo que Tabárez destacó. Frente a Paraguay fue figura jugando abierto por la banda derecha y llegando hasta el fondo. Creó un circuito muy interesante con Maxi Pereira por esa banda. Si no ocurre nada extraño, será titular ante Chile. Lleva 57 pases correctos.

Abel Hernández (4). Es una de las opciones de recambio y unos buenos minutos ante Argentina lo terminaron de meter en el equipo ante Paraguay. Fue titular, pero pasó desapercibido. No tuvo peso en ofensiva y fue nula su participación en el juego, lo que motivó el cambio de Tabárez en el entretiempo, algo que el entrenador celeste no acostumbra hacer. Es un delantero fuerte físicamente pero le cuesta entrar en juego y bajar a recuperar la pelota. No es técnico y eso le quita margen de maniobra cuando entra en contacto con la pelota lejos del arco rival. Tuvo dos intentos al arco.

Acerca del autor