Aprile, el rasta de Temperley

El volante habló de su experiencia en el club, del torneo de 30 equipos y de su vida en el sur de Buenos Aires
Cuando a Gustavo Aprile lo ven caminar por las calles de Temperley, localidad del partido de Lomas de Zamora, al sur del Gran Buenos Aires, es imposible no identificarlo. Primero, por su peinado con extensos dreadlocks, y segundo porque, como la gran mayoría de los uruguayos, suele llevar el termo y el mate anexado a su cuerpo.

"Acá me dicen el 'Uru' o el Rasta de Temperley. Aparte, salía a la calle y me reconocían por el pelo y por el mate, porque acá nadie anda con el termo en la calle", contó a Referí el volante de ida y vuelta, quien en este año jugó para el Club Atlético Temperley, equipo que en esta temporada regresó, y se mantuvo, en la Primera división del fútbol argentino, en la que no competía hacía 27 años.

Tras terminar su contrato con Rampla Juniors, a Aprile le surgió la posibilidad de pasar al equipo celeste. Ya había jugado en el exterior, en Bari de la Serie B de Italia, y quería aprovechar una nueva oportunidad. "Carlitos Keosseian había jugado unos años antes y lo llamé para ver cómo era el club y me lo recomendó", señaló.

Cuando llegó se encontró con una institución que le llamó la atención para bien. "La gente me hizo sentir muy bien desde el principio", señaló. "Me llamó la atención el club. Las instalaciones cuentan con un estadio para 20.000 personas, una cancha de basket, piscinas, cancha de tenis, una cancha auxiliar de fútbol. Es un club con un movimiento social muy importante, mayor a lo que suele ser en Uruguay", detalló. "Es un club familiar. He estado en otros equipos, como Rampla, o en Bari de Italia, y se hace sentir la influencia de por ganar de la gente. Acá nunca nos presionaron de mala manera, siempre bien", .

Llegó al fútbol argentino para jugar el polémico y extraño campeonato de 30 clubes, pero a él le gustó. "Me pareció muy bueno porque te permite jugar con equipos de distintos niveles y distintas ciudades. Te sirve para conocer bien en qué posición estás".

El torneo le permitió jugar en distintas canchas y con sus respectivas hinchadas. Las que más les impactaron fueron las de Racing, River y San Lorenzo. "Boca vino a nuestra cancha, que estuvo siempre llena o casi llena en todos los partidos", destacó.

aprile2.jpg
Aprile festejó la permanencia de Temperley
Aprile festejó la permanencia de Temperley

La vida en Temperley tiene más tranquilidad que en Buenos Aires, pero menos que en Montevideo. "Estoy a unas 10 cuadras del Estadio y bastante alejado de la capital, unos 20 ó 30 kilómetros al sur", contó.

"Mi círculo de amistad son mis compañeros", agregó, Aprile, quien vive con su novia uruguaya, que se fue a vivir con él a los dos meses. "Cocino más yo que ella. Acá hay muy buenos lugares para comer y es muy barato".

¿Se extraña algo de Uruguay estando en Argentina? "Se extraña. Estoy al sur y es muy tranquilo, pero se extraña la tranquilidad de Montevideo. Allá tenés más facilidad para moverte e ir a lugares como la rambla, por ejemplo, acá hay más plazas que parques. Y también se extraña la gente conocida e ir a tomar mates con ellos", contó. "Acá es más agitado que Montevideo, con más velocidad y con la gente más apurada".

El contrato de Aprile con el club celeste vence el 31 de diciembre y el volante está a la espera de que designen al nuevo DT para ver si quiere que siga en el equipo que logró la permanencia.

Pase lo que pase, para el jugador fue "una gran experiencia, por la gente, los jugadores y los dirigentes". "Es un club familiar con muchas ganas de crecer y me gustó mucho", dijo el rasta de Temperley.

Arquitectura y cerveza: un jugador con estudios

"Yo estudié Arquitectura en Uruguay y acá tuve que pausar la carrera porque cuando llegué ya no me podía anotar para hacerla acá, pero sigo estudiando por las mías", contó. "Además, hice el curso para hacer cerveza artesanal, una especie de perfeccionamiento. Ya había hecho con unos amigos en Uruguay, sin fines comerciales, y quise aprender más. He hecho y nos ha quedado bien, pero acá no podía seguir cocinando y quedó como un proyecto para el futuro", agregó el volante que también aprovechó para ir a ver a dos de sus músicos favoritos en Buenos Aires: Alpha Blondie y Protoje.

Con Polenta y Gattuso: una temporada en Bari

La primera experiencia internacional de Aprile fue en la Serie B de Italia, donde jugó para Bari. "La experiencia de Italia, de estar lejos, me preparó. Ahora era distinto porque sabía que en cuatro horas estaba en Montevideo. Lo de Italia me sirvió. Terminé aprendiendo italiano que al principio te cuesta. Estaba con (Diego) Polenta y me daba una mano". En el Calcio no jugó contra grandes figuras, por estar en la segunda división, pero sí contra uno que aún recuerda: "En un amistoso jugamos contra el equipo de Gattuso, que por entonces era DT y jugador de un cuadro suizo".

Con Camilo mayada

Excompañeros en Danubio
"Tuve la suerte de cruzarme con Mayada cuando jugamos con River, me dio una alegría enorme porque lo conocía de cuando jugamos en Danubio"

Carlos tévez

El jugador del campeonato
"No pude jugar contra Tévez en Boca, que era la principal figura del campeonato. Hay varios jugadores importantes"


Populares de la sección

Acerca del autor