Aplausos entre la bronca

La selección uruguaya regresó a Montevideo y unos 300 hinchas la recibieron en Carrasco

Esta vez no hubo canciones ni euforia para recibir a la selección uruguaya. Apenas hubo una sola bandera y pocas camisetas celestes en la sala de arribos del Aeropuerto de Carrasco. Pero cuando aparecieron los jugadores, los cerca de 300 que estaban en el lugar, aplaudieron a los futbolistas y al entrenador, quienes luego desfilaban hacia la puerta y respondían a los medios presentes.

Hubo pedidos de fotos, algún grito de "ídolo" para José María Giménez y palabras de apoyo para Óscar Tabárez, quien, pese a la derrota y a la forma en que cayó Uruguay, sonrió.

La sensación entre los jugadores fue unánime en que el árbitro brasileño Sandro Ricci había incidido en la derrota ante Chile, aunque cada uno utilizó distintos términos. "Para mí, fue malísimo. No estuvo a la altura del partido", dijo Álvaro "Palito" Pereira.

"Las sensaciones, de rebeldía, rabia, orgullo, hay que canalizarlas para lo que se viene", Diego Godín, capitán de Uruguay

En tanto, el capitán Diego Godín, manifestó: "Incidió directamente en lo que fue el trámite del partido. Nos perjudicó por las expulsiones, sobre todo por la de Edi (Cavani) primero".

Su compañero de zaga, José María Giménez, se mantuvo en esa línea. "El árbitro hizo su trabajo y es como todo jugador, a veces se equivoca y otras no. Yo creo que se equivocó mucho contra nosotros", dijo el defensor juvenil, quien fue el más solicitado para las fotos, a las que accedió sin ningún problema.

En recuperación

Mientras el grueso de los hinchas celestes estaba con los jugadores en el hall de arribos, Edinson Cavani se retiró por la sala VIP acompañado por el neutral de la Asociación Uruguaya de Fútbol, Alejandro Balbi.

El delantero celeste dijo que "se está recuperando" de la situación de su padre, procesado por matar a un motociclista en un accidente de tránsito en Salto.

Con respecto a la expulsión tras el incidente con el chileno Gonzalo Jara, el atacante manifestó que "hay que medir todo con la misma lupa".

"Lamentablemente nos estamos acostumbrando a que nos golpeen de esta forma, con fallos arbitrales o cosas por el estilo. Pero el grupo es fuerte", Álvaro "Tata" González, volante de UruguayTabárez y los compañeros del salteño fueron consultados por el estado anímico del jugador.

"Lo qué le pasó a él en el momento de la segunda amarilla no tiene nada que ver con la circunstancia que vivió anteriormente", dijo el entrenador celeste. "Porque me pasa a mí y reacciono. O si les pasa a ustedes no sé qué hacen si le hacen lo que le hicieron, más allá de que es en un campo de juego y hay una responsabilidad profesional. Pero es algo que toca las fibras íntimas de cualquier ofensa, así que no lo justifico pero lo comprendo", agregó el DT.

Por su parte, Giménez agradeció a Cavani. "Edi está como una persona que le pasa lo que le pasó a él. Tiene un dolor de por medio", señaló. "Lo único que tengo que decir de él es agradecerle porque lo que hizo sé que muy pocas personas lo hacen y él fue totalmente honesto con nosotros", señaló.

Los aplausos se fueron apagando a medida que se retiraban los jugadores, quienes, como dijeron, salieron con la cabeza en alto por la entrega en la cancha.

Una situación similar

Una situación similar

Santa Cruz toca a Riquelme

Tabárez recordó que cuando dirigía a Boca le tocó vivir una situación muy parecida a la de Cavani con Jara. "Yo ya había vivido una situación similar en Boca con Riquelme, con una reacción mucho más dura del jugador pero totalmente entendible. Y después, el que es sancionado siempre es el que es objeto de la provocación", dijo el entrenador uruguayo.


Acerca del autor