Aparecieron Los Teros

Uruguay mostró evolución en el juego para golear 77-3 a Paraguay

Por suerte hace tiempo que Uruguay ha marcado diferencias con el rugby paraguayo. Sería bueno que los Yakarés crecieran, pero mientras tanto, lo lógico es ganar con el equipo A, B y quizás hasta con el C. Y Uruguay lo ha hecho en los últimos tiempos, con mayor o menor diferencia.

Por eso, la mayor noticia de ayer no fue el 77-3, aunque haya sido la diferencia más amplia en cuatro años. Lo valioso es cómo se logró: apostando a jugar, a buscar alternativas al clásico juego dominante de forwards. Porque esas alternativas son el secreto del camino al Mundial, y la base que permitirá ir a Inglaterra a lograr algo que valga para el futuro, y que permita afirmar ese lugar entre los 20 mejores del mundo.

Eso fue lo que mostraron ayer Los Teros durante buena parte de la goleada ante Paraguay, que abrió el Sudamericano Mayor A 2015. Y era especialmente necesario, después de una UruCup que dejó sabor amargo, porque –de nuevo- más allá de las derrotas, el juego y la concentración no estuvo a la altura de lo espetado.

Los jugadores se debían una actitud convincente, y un juego acorde a la preparación al Mundial. Y lo lograron: salieron desde el primer minuto a pasar por encima al rival, pero sobre todo, a jugar ese juego dinámico e integrado que trabajan hace meses y que todavía no se había visto.

Fueron 11 tries: el primero al minuto, el segundo a los 4’. A los 20’ ya iban 28-0 y a los 40’ 49-0. Pero la diferencia fue el cómo. El primero con Manuel Blengio, –quien hace un año era Terito y hoy se va ganando su lugar en el plantel– ganando la ventaja, mirando siempre al ingoal y abriendo. Pase en el contacto, tackle roto, velocidad en el pase, rucks rápidos y limpios, fijar marcas y pase por afuera para el try de Alonso por la punta. Try de un tercera línea, en una buena síntesis de esa integración entre forwards y backs que busca el DT.

Así siguieron cayendo los tries. Tanto que el primer scrum fue a los 16’, cuando Uruguay gaya ganaba 21-0. No necesitó el clásico juego de forwards para dominar, pero cuando lo hizo también fue decisivo, y por eso el 28-0 llegó desde un scrum try, y dos tries llegaron desde el line y maul. La obtención en los laterales fue otro punto que mejoró ostensiblemente respecto a la UruCup.

Así se fue el primer tiempo con un inapelable 49-0. En el segundo –que estaba de más– Uruguay cayó en desconcentraciones, porque el equipo perdió intensidad y terminó jugando al ritmo y al entrevero de Paraguay, y seguramente allí esté el máximo punto a corregir en estos días. Así y todo, la enorme diferencia entre ambos fue decantando tries cada vez que Los Tero aceleraron. Fueron cuatro en la segunda parte, para completar el 77-3 final.

¿Paraguay es medida? Pensando en el Mundial, claramente no. Pero muchas veces ha pasado –sin ir más lejos, el año pasado en Asunción- que el equipo no encuentra la forma de jugar ante un rival inferior. Uruguay lo hizo, lo respetó yendo hacia adelante siempre y fue fiel a su sistema para cumplirlo y mostrar una cara diferente a la de la UruCup. Para esta altura del año, eso es mucho.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios