Antesala de gran incertidumbre

El cambio reglamentario impuesto por la Federación Internacional del Automóvil propone un marco competitivo, sin claros favoritos

El año 2014 parece traer la cuota de incertidumbre que los aficionados de la Fórmula 1 demandaban. Con los equipos potenciados por Renault, aún luchando por lograr confiabilidad, un buen desempeño de Ferrari en pista y los autos impulsados por Mercedes claramente un paso adelante, la actualidad parece distar de aquel claro dominio de Red Bull en 2013.

La culpa es de Flavio Briatore

El nombre del carismático italiano, alejado de la Fórmula 1 tras el incidente que se dio en llamar “crashgate” (GP de Singapur, 2008), apareció nuevamente en el tapete.

Durante su pasaje al frente de la escudería Renault se decidió que el desarrollo del sistema de recuperación de energía cinética (KERS, implementado en 2009) quedaba a cargo del equipo encargado del chasis. Tras la decisión de Renault de involucrarse en Fórmula 1 únicamente como proveedor de plantas motrices, sus equipos cliente –como Red Bull Racing– debieron desarrollar sus propios KERS.

La integración de los mismos (ahora más complejos y denominados ERS) a la planta motriz bajo el reglamento 2014, pusieron la pelota nuevamente en terreno galo.

Las persistentes dificultades del motorista francés con el ERS fueron explicadas por Red Bull basadas en la casi nula experiencia de Renault Sport en el área, a partir de esa ya lejana decisión.

Lo cierto es que los problemas que sigue experimentando el equipo basado en Milton Keynes (GB), claro dominador de las últimas cuatro temporadas, no son atribuibles únicamente a su excelente proveedor de impulsores.

Adrian Newey, jefe de diseño de Red Bull Racing, ha reconocido que la estrechez con la que creó el área destinada al conjunto mecánico es parte del problema. Un chasis ahusado favorece el desempeño aerodinámico, pero limita el espacio disponible para el ERS y sus sistemas de refrigeración. Es una solución de compromiso: el flujo de aire que se canalice hacia ellos no servirá para generar carga aerodinámica (downforce), comprometiendo la velocidad de paso del auto por las curvas veloces.

No le fue mejor a Lotus

El heredero de las instalaciones de Renault en Enstone (GB) –y principal retador de Red Bull en la segunda parte de la temporada 2013– no tuvo mejor suerte en la presentación en sociedad de su E22 en Baréin.

En una breve conferencia de prensa, Romain Grosjean fue consultado sobre qué información podía aportar del nuevo Lotus, a lo que el franco-suizo respondió rápidamente: “La butaca es cómoda”. Frente a una nueva pregunta de qué habían aprendido del auto (en sus primeras salidas a pista) respondió: “El DRS funciona”.

La fina ironía de uno de los más talentoso pilotos de la grilla revela a las claras donde está parado el equipo que recién la semana pasada confirmó su acuerdo con Renault Sport, proveedor de sus plantas impulsoras.

La estrella muestra el camino

Mientras los problemas de Red Bull Racing y Renault parecieron mudarse de Jerez a Baréin, los equipos potenciados por Mercedes Benz siguieron acaparando los titulares.

Si bien la estadística indica que Nico Rosberg obtuvo el mejor registro de los cuatro días de prueba con uno de los W05 del equipo oficial, su compañero Lewis Hamilton, Nico Hulkenberg (Force India-Mercedes) y especialmente el debutante Kevin Magnussen (McLaren-Mercedes) también tuvieron su cuarto de hora.

Al igual que hace dos semanas en el circuito español, dieron muestras de tremenda confiabilidad, lo que les permitió avanzar en su programa de desarrollo, probando diferentes configuraciones aerodinámicas y testear a fondo sus autos en simulaciones de carrera.

La esperanza en Maranello

Sin lograr los registros marcados por los hombres de Mercedes, el equipo Ferrari también dio claras señales de evolución en su programa de desarrollo.

La escudería basada en Maranello (Italia) dedicó buena parte de los cuatro días de ensayo a probar distintas configuraciones aerodinámicas, el área donde había perdido terreno en las últimas temporadas.

Tras la reinauguración de su túnel de viento (estuvieron empleando el construido por Toyota en Colonia, Alemania) parecen corregidos los errores de correlación entre los datos que éste aportaba y los recabados por las sondas en pista.

El jueves 27 se retomarán las pruebas (otra serie de cuatro días) en el mismo autódromo de Baréin. Serán las últimas antes del esperado debut el domingo 16 de marzo en el circuito de Albert Park (Melbourne), sede del Gran Premio de Australia 2014.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios