Anote: así juega Costa Rica

Los ticos fueron muy poquito en el amistoso ante Japón, que lo venció con justicia 3-1

Si el amistoso de Costa Rica el lunes por la noche en Tampa ante Japón fue la real expresión de su equipo para el Mundial, entonces el DT Tabárez puede respirar tranquilo. Nada será fácil, y seguramente los ticos suban un par de escalones para el debut, pero lo cierto es que el rendimiento en la derrota 3-1 ante los asiáticos fue pobrísimo.

Los ticos pusieron en cancha un esquema defensivo de 5-4-1: línea de 5 marcada, con dos laterales volantes (Díaz y Gamboa) que ya sea por estrategia o por cómo dominó Japón, se concentraron siempre más en defensa que en ataque. Gamboa arrancó proyectándose por derecha, y al juntarse con Ruiz y Campbell llegaron los mejores momentos ofensivos del equipo, pero con los minutos fue quedándose cada vez más atrás.

Con pelota Costa Rica jugó un 5-2-2-1, con dos volantes centrales (Tejeda y Borges) y dos más adelantados (Ruiz y Bolaños), encargados de juntarse con el punta Campbell. En el arranque, ese esquema se transformaba en una línea de cinco y otra de cuatro cuando perdían la pelota, una demostración de lo defensivo que será la apuesta de Costa Rica, lo que plantea un serio desafío para Uruguay, siempre más cómodo cuando es el otro equipo el que propone.

En el arranque detuvo a Japón con ese esquema, pero con el correr del partió se fue deflecando. Bryan Ruiz –el emblema del equipo- se fue mostrando displicente sin la pelota, y perdió solidaridad en la marca. También defeccionó Bolaños, con lo que quedaron grandes flancos por las bandas. Los ticos nunca presionaron a los volantes japoneses, los laterales no cortaron arriba, y con eso los dos volantes centrales hicieron agua por todos lados, por lo que Japón llegaba por todos lados con buen toque de balón y velocidad para hacer el 2-1.

Para peor, a pesar de tener cinco en el fondo, la zaga siempre hizo agua. Umaña, González y Miller siempre perdieron las referencias de marca. Jugaron en línea, y cuando salieron a cortar cubrieron mal los espacios, por lo que Japón jugó fácil al espacio vacío que quedaba. Si no sumó goles fue porque Kaylor Navas se mostró como la gran figura del equipo, uno de los puntos a tener muy en cuenta por Uruguay.

Pero dentro de todo lo malo, Costa Rica mostró una gran virtud: muchísima efectividad en ataque: cuando era peloteado por todos lados llegó un desborde de Bolaños y el gol de Ruiz a los 30’, para poner un injusto 1-0.

Con eso se incrementó la estrategia defensiva, aunque siempre con esas fallas en la presión, en las referencias y en las faltas de coberturas, y otra vez el arquero Navas fue la figura.

En el segundo tiempo, de a poco, Costa Rica se fue soltando un poco más, pese a ir ganando 1-0. Los laterales volantes ganaron metros –especialmente Díaz por derecha- pero fue en ese esfuerzo ofensivo que empezó a dejar espacios para que Japón llegara al empate 1-1 a los 60’. El segundo llegó a los 75’, luego de una jugada en la que la zaga mostró una llamativa falta de atención para dejar que los japoneses tocaran en el área.


Populares de la sección

Comentarios