Ángel, el gran hermano

El mellizo de la atleta Déborah, atraviesa un gran momento en un River Plate que recupera su esencia

Cuando Ángel Rodríguez debutó en la primera de Defensor Sporting en noviembre de 2011, Déborah Rodríguez, su hermana melliza, ya era medallista de bronce mundial en menores, bronce panamericano juvenil y recordista nacional de la prueba de atletismo de 400 vallas.

Sin embargo, ahora los flashes también le apuntan a él. Por su gran presente en River Plate y por el partidazo que jugó el domingo contra Peñarol.

"Quería dormir una siesta porque quedé molido tras el partido, pero fue imposible. Me empezaron a llamar de todos lados y no pude", le cuenta a Referí en la casa de sus padres ubicada en el barrio Unión.

Cuando posa para la foto por delante de un mueble repleto de trofeos se anima a decir: "No todos son de Déborah, alguno que otro es mío".

Incluso se anima a competirle en una carrera: "En un 400 llanos o un 400 vallas que son su especialidad obviamente me va a ganar, pero en un 100 o 150 metros me tengo fe porque no me gusta perder a nada".

Pero a la hora de reflexionar o hablar de la carrera que forja su hermana a pura medalla, récord y constante superación no le sale otra palabra que no sea "orgullo".

El deporte está metido en la sangre de toda la familia. El padre, Elio, también fue un volante central que se inició en Peñarol en la década de 1980 y que después jugó en el Mandiyú de los uruguayos entre 1987 y 1992.

"Lo vi jugar poco y nada, era un volante central fuerte, posicional y seguro para pasar, pero creo que con la pelota era medio limitado", dice a las risas.

Lo dice quien es ahora uno de los mejores volantes del fútbol uruguayo. Por marca, presencia y capacidad técnica para jugar el balón.

"En la etapa de juvenil mi padre me marcó mucho, pero desde que debuté en primera no me gusta que me marque cosas; prefiero hacer mi propio camino y aprender de mis errores", comenta.

Ángel hizo baby fútbol en un montón de equipos: Estudiantes de La Unión, Rocha, La Rinconada, Miramar Misiones, El Ombú, Danubio, Rentistas y Juventud Unida hasta que pasó a la escuelita del Profe Santos en Defensor Sporting.

Rosman Silva, en la séptima, fue el entrenador que más enseñanzas le dejó: "Me hizo jugar de zaguero, lateral, volante externo y enganche además de volante central en un club que desde abajo siempre utiliza doble cinco".

"En Defensor jugué poco y nada en primera. Debuté con 18 años en el Ubilla contra Cerro Largo un día que se lesionó Andrés Fleurquin", recuerda. Fue el 13 de noviembre de 2011, al violeta lo dirigía Pablo Repetto y Rodríguez ingresó en lugar de Federico Pintos, ahora compañero suyo en el darsenero.

Hebert Silva Cantera, Gustavo Díaz, Tabaré Silva y Fernando Curutchet pasaron sin darle mayores oportunidades.

"En Defensor siempre tuve por delante grandes jugadores con mayor experiencia y por eso me tuve que ir. Las cosas por algo pasan", expresa.

Ahora lo disfruta River Plate. "Mi función es mantener el balance porque jugamos con un 5 solo que soy yo, pero el domingo cuando entró Federico Pintos armamos un doble 5", explica.

"Nuestra idea es tener buen trato de pelota pero no renegamos de jugar en largo para Sebastián (Ribas) para aprovechar el físico que tiene. Contra Peñarol salió redondo en las dos formas, les llegamos tocando por afuera y en los últimos 15' también tirándole pelotazos a Sebastián que las bajó todas", expresa.

"Fuimos más defensivos en la Libertadores porque los rivales que tuvimos nos obligaron más a defendernos; en la Copa te enfrentás a los mejores de América. Pero siempre nos mantuvimos con la idea de atacar, siempre intentamos proponer", sostiene un abanderado de la filosofía JR.

Dos entrenadores, un estilo
"Lo que tienen en común Almada y Carrasco es que ambos cultivan un juego vertical y ofensivo aunque difieren en las formas: Guillermo jugaba con dos líneas de cuatro y Juan con tres delanteros. Cada maestro con su librito".

Las cifras

3 Partidos. Fueron los que jugó en Defensor Sporting donde sumó apenas 151 minutos.
2012 Vicecampeón. Rodríguez fue pieza clave en la sub 20 violeta que llegó a la final de la Libertadores cayendo 1-0 con River argentino.
60 Partidos. Son los que lleva en River desde su debut del 19 de abril de 2014 contra Sud América. Al equipo lo dirigía Almada.

La frase
"Creo que desde hace tiempo vengo destacándome, pero es gracias al entrenamiento, al sacrificio que he tenido y al respaldo que me dio Juan para jugar solo en el mediocampo".

La anécdota: el cambio de zapatos

Rodríguez jugó el primer tiempo contra Peñarol con zapatos naranjas y el segundo con amarillos. "Cuando me estaba cambiando en el entretiempo Carrasco me preguntó por qué me los cambiaba y me empezó a bromear. Por eso cuando hicimos el segundo gol fui a decirle que el pase con el que arrancó la jugada fue por el cambio de zapatos. Son pequeños momentos de distensión que a veces nos tomamos", comentó sobre el diálogo que tuvo con el DT. "Le estoy mu agradecido a Juan por este momento pero también a Guillermo (Almada) que me dio la posibilidad de jugar, primero como zaguero y luego como volante".


Populares de la sección

Acerca del autor