Andy Murray rompió la maldición: ganó el US Open

El escocés le ganó en la final al serbio Novak Djokovic por 7-6, 7-5, 2-6, 3-6 y 6-2 y obtuvo su primer Grand Slam

Andy Murray jamás se olvidará de este año 2012: primero fue la medalla de oro en los Juegos Olímpicos, nada menos que en Londres. Y este lunes, obtuvo su primer título de Grand Slam en el US Open 2012, tras derrotar en la final al número dos del mundo, el serbio Novak Djokovic, por 7-6, 7-5, 2-6, 3-6 y 6-2, tras un maratónico partido de casi cinco horas de duración.

Su madre, emocionada, aplaude desde la tribuna. Su entrenador, una gloria como Ivan Lendl, también. Él, en la ceremonia de premiación, tiene una sonrisa de oreja a oreja. Por fin, tras perder cuatro finales de Grand Slam, se le dio. La quinta fue la vencida.

El partido comenzó con dos quiebres: primero fue Murray quien se quedó con el saque de su rival, sin perder un solo punto. Pero rápidamente Djokovic se repuso y tomó el saque del escocés. Posteriormente, en el quinto juego, Murray consiguió un nuevo quiebre. Djokovic, empero, volvió a responder en el octavo game y recuperó su servicio.

Como no podía ser de otra manera, ese cambiante set terminó con un tie break infartante. Andy Murray logró imponerse por 12-10 para llevarse la primera manga.

En el segundo set, el escocés consiguio quebrar el servicio de Djokovic en tres oportunidades; el serbio en cambio solamente se quedó con el servicio de Murray en dos ocasiones. El último quiebre de Murray decidió el set: Djokovic sacaba 5-6 abajo y debía mantener el saque para forzar otro tie break, pero no pudo.

La cosa cambió diametralmente en el tercer set. Djokovic levantó notoriamente su nivel y se llevó el parcial por 6-2, ante un Murray que no fue el mismo de los dos primeros sets.

Esta nueva tendencia se mantuvo en el cuarto set. El número dos del mundo mantuvo el estándar de juego exhibido en la manga anterior y Murray no encontró respuestas. Fue 6-3 para Djokovic.

Pero en el quinto, el escocés volvió a imponer condiciones. En mejor forma física que un Djokovic visiblemente cansado, el nuevo número tres del mundo aprovechó esa circunstancia y no le dio oportunidad a su rival. El contundente 6-2 fue el epílogo soñado para un Murray que por fin gritó "campeón" en un torneo grande.

Mas noticias de deportes aquí en www.zillertal.com.uy


Populares de la sección

Comentarios