Análisis táctico: lo bueno duró poco

Uruguay maniató a Chile desde el principio y generó varias oportunidades, pero en el segundo tiempo el equipo se desfiguró
La idea primaria de Óscar Tabárez, de contener el fútbol de Chile por los costados y de presionarle la salida, dio resultado hasta el final del primer tiempo. Hasta el gol del empate de Eduardo Vargas en un descuido de los centrales que dejaron cabecear solo al delantero del TSG 1899 Hoffenheim de la Bundesliga. En el segundo tiempo el equipo celeste se desfiguró y lo aprovechó el conjunto local para sacar ventaja y ganar bien.

Dos cambios

El seleccionado uruguayo presentó dos cambios respecto al partido que jugó la semana pasada contra Ecuador en el Centenario y que ganó 2 a 1. Entraron Álvaro "Tata" González y Edinson Cavani reemplazando a Cristhian Stuani y Diego Rolan.

El guión táctico no varió demasiado y apenas presentó algunos retoques. De local frente a Ecuador la selección utilizó un 4-4-2 un poco más flexible y ofensivo, si se quiere, con Rolan jugando por la banda izquierda. Ayer de visitante, la idea fue armar un mediocampo más robusto, con el ingreso del Tata, un hombre mucho más táctico y recuperador que Rolan.

Delante de Fernando Muslera actuó la misma línea de cuatro que en Montevideo: Maximiliano Pereira, Sebastián Coates, Diego Godín y Gastón Silva.

En la zona de volantes, Carlos Sánchez por la derecha, Matías Vecino y Egidio Arévalo Ríos por el centro y González por izquierda. Adelante, la dupla goleadora de Luis Suárez y Cavani.

Cubrir las bandas y presionar

La misión de los mediocampistas extremos era cuidar las subidas de los chilenos, que suelen utilizar las bandas para atacar. Desde la época de Marcelo Bielsa el fútbol trasandino juega de esa manera.

Jean Beausejour y Alexis Sánchez por la izquierda (ahí se gestó el empate chileno), donde Pereira tuvo problemas en la marca. Se notó también en el tercer gol, cuando Sánchez le ganó en velocidad a él y a Sebastián Coates. Por la derecha, la tarea del Tata González era colaborar con Silva en las proyecciones de Mauricio Isla con la colaboración de Arturo Vidal mientras estuvo en la cancha.

Uruguay salió a presionar desde el comienzo del partido y generó tres ocasiones claras en los primeros minutos. Chile no sabía cómo salir del fondo y el fútbol atildado y de puro toque que pregonan, se transformó en un montón de errores. A Gonzalo Jara se le escapó la pelota por abajo y la jugada derivó en un remate de Cavani atajó a medias Claudio Bravo y en otro disparo de González apenas desviado.

Unos minutos después, Suárez bajó un pelotazo largo de Coates y dejó a Cavani de cara al gol, pero el remato del jugador de PSG se fue alto. Después, un tiro de Sánchez que pasó muy cerca del caño.

Los celestes mandaban en la cancha del estadio Nacional. Con un gran trabajo de presión de los volantes, con las llegadas por los costados de Sánchez y González, y el trabajo a destajo de Cavani y Suárez. También con la prolijidad de Vecino para recibir y entregar.

Así llegó el gol, cuando Suárez le robó la pelota a Marcelo Díaz y Cavani definió contra el caño.

También hubo un claro penal de Bravo contra Cavani, que el árbitro Enrique Cáceres no sancionó. Iban 26 minutos y esa falta hubiera cambiado el desarrollo del juego.

Cuando el primer tiempo se terminaba, Beausejour le ganó la espalda a Pereira y Vargas cabeceó el centro para empatar el juego. Ese gol fue un golpe duro para Uruguay.

Se desdibujó Uruguay

En el segundo tiempo la selección se desdibujó. Ya no presionó y si bien generó ocasiones, le faltó contundencia. Especialmente a Cavani, que falló en varias oportunidades.

Para colmo, Chile se puso en ventaja después de un error de Muslera. El balón impulsado por Sánchez le pasó por abajo del cuerpo.

Tabárez intentó darle más profundidad con el ingreso de Gastón Ramírez por Sánchez. Quedó con tres volantes (Vecino, Egidio y González) y con Ramírez de enganche detrás de los salteños Suárez y Cavani.

Después entró Nicolás Lodeiro por González en una intención de buscar el empate dejando de lado la idea primaria de contener el juego trasandino. Y anoche fue letal, porque Sánchez estaba encendido y marcó el tercero con un puntazo contra el caño.

Es difícil decir que Chile ganó con justicia, porque si bien jugó mejor que Uruguay en el segundo tiempo, el error del árbitro de no sancionar un claro penal pudo haber sido determinante. Si los celestes lo convertían pasaban a ganar 2-0 en un momento crítico para los locales.

Uruguay perdió su tercer partido en las Eliminatorias, todos de visitante: Ecuador (1-2), Argentina (0-1) y Chile (1-3), pero continuará segundo hasta el reinicio de la clasificación en marzo del año que viene frente a Brasil.

Acerca del autor