Análisis: ¿Cómo le hacen goles a Peñarol y Nacional?

Nacional y Peñarol llevan 14 goles recibidos en 11 fechas y se muestran débiles por las bandas
El rendimiento defensivo de Nacional y Peñarol a lo largo del Torneo Apertura ha sido bastante pobre. Lo dicen los números fríos (11 goles recibidos por ambos en 14 fechas) y también la disparidad existente entre sus ataques y sus defensas.

Un relevamiento a los goles encajados por ambos equipos permite encontrar un patrón principal de los problemas que padecen los grandes en defensa: los laterales.

Nacional recibió la mayoría de sus goles por el costado derecho de su defensa, mientras que Peñarol sufre un problema similar en su lateral izquierdo.

El lateral derecho tricolor ha sido un karma a lo largo de todo el Apertura.

Las lesiones de Jorge Fucile (se puede perder el clásico por luxación de hombro) obligaron al entrenador Gustavo Munúa a cubrir la posición –sin éxito– con Santiago Romero, Sebastián Gorga y Damián Eroza.

Aún con Fucile de titular, Nacional recibió dos goles gestados por esa zona ante Juventud.

El Colo Romero padeció a Luis Urruti de Cerro que le ganó en velocidad para irse derechito al gol mientras que el día que Gorga pasó al lateral y José Aja entró a la zaga –ante Sud América– Fernando Arismendi se hizo un picnic gestando un gol y haciendo otro.

Además, los tricolores recibieron tres goles en segundas jugadas de pelotas quietas. Típicos tantos de desconcentración, por relajar enseguida la marca.

Cerro (Nicolás Correa) y Racing (Franco Romero) le marcaron tras tiros de esquina y Wanderers (Kevin Ramírez) lo hizo luego de un tiro libre.

Por izquierda el equipo es mucho más seguro por la presencia de Diego Polenta. Pero en el gol ante El Tanque, el zaguero falló y Maximiliano Callorda llegó al gol entrando por el segundo palo.

Además, Alfonso Espino sigue sin encontrar el nivel que tuvo la temporada pasada. Un mal cierre suyo propició el gol del Morro García contra River y en el gol de Correa ante Cerro salió a destiempo.

Un gol de penal (Richard Porta de Cerro), otro de pelota quieta (Gabriel De León de Villa Teresa) y dos con ataque directos a la zaga central completan el cuadro de goles recibidos por Nacional.

¿Cuáles fueron esos dos goles? El de Adrián Colombino de Wanderers, que surgió tras un saque de banda a espaldas de Matías Malvino (le costó el puesto) y el de Líber Quiñones (Racing) del sábado donde Gorga salió a la descubierta y Eroza no cerró a tiempo.

El otro karma

Peñarol tiene su problema alojado en el lateral izquierdo donde Diogo falló tres veces en los cierres defensivos y a Peñarol le costó tres goles.

No llegó a cerrar ante Defensor Sporting (aprovechado por Brian Lozano) ni ante River Plate (terminó en asistencia de Michael Santos y gol de Martín Alaniz), mientras que ante Sud América llegó a tiempo pero despejó de derecha al medio y en el rebote el rival anotó.

A esto se suma otro gol de Defensor donde el brasileño se vio desbordado por un 1-2 entre Lozano y Mathías Cardacio, una jugada de pelota quieta donde el lateral perdió con Joaquín Aguirre (El Tanque Sisley) y el penal que le cometió a Luis Machado en el mismo partido que le terminó costando dos puntos al aurinegro.

Peñarol concedió cuatro penales en el torneo (recibió tres goles ya que Gastón Guruceaga atajó uno) y Nacional dos (Esteban Conde contuvo uno, contra El Tanque).

Otros dos goles encajados por el equipo de Pablo Bengoechea surgieron de pelotas perdidas en el medio de la cancha (Lozano de Defensor y Michael Santos de River tras errores de Sebastián Píriz y Nahitan Nandez, respectivamente).

Este es uno de los principales aspectos que ha desvelado al DT a lo largo del torneo.

Los restantes tantos que vulneraron la defensa carbonera provinieron de un córner (Aguirre de El Tanque), un tiro libre (Ezquerra de Racing) y dos acciones donde falló la zona central de la zaga.

Esas incidencias se dieron en el gol que abrió la goleada de River, obra de Bruno Montelongo, donde Emilio Mac Eachen salió a cortar y abrió un hueco, y otro ante Liverpool donde Valdez quedó solo en el área y Adrián Balboa cabeceó a sus espaldas en una jugada donde Matías Aguirregaray nunca llegó a prestar colaboración.

En los últimos partidos, Peñarol mejoró bastante esa zona con la llegada de Guillermo Rodríguez.

Pero lo cierto es que los grandes llegan al clásico con defensas que lucen muy vulnerables.

Cifras

10 Goles. Los equipos menos goleados del Apertura son Fénix y Plaza Colonia que recibieron 10 tantos cada uno. Danubio (11) y Wanderers (12) completan el podio.
23 Goles. Villa Teresa es el equipo más goleado del certamen con 23 tantos encajados en 11 fechas. Lo siguen Juventud y River Plate con 20, mientras que Sud América y Racing recibieron 17.
3 Partidos. Fueron los que Nacional mantuvo su arco en cero: Plaza Colonia, Defensor Sporting y Fénix. Llegó a estar 244 minutos sin recibir tantos.
3 Partidos. Fueron los que Peñarol mantuvo su arco en cero: Cerro, Danubio y Rentistas. Llegó a estar 251 minutos sin recibir tantos.


Populares de la sección

Acerca del autor