Amargura juvenil

La selección sub 17 no logró clasificar al mundial al perder ante Paraguay por 2-1; es la segunda generación que no lo logra desde 2007

Lágrimas, bronca, rabia... Los jugadores de la selección sub 17 de Uruguay no encuentran consuelo tras perder 2-1 con Paraguay y quedarse sin su principal objetivo en el Sudamericano: clasificar al mundial de Chile. Una rareza en este proceso de selecciones: después de siete clasificaciones seguidas entre sub 20 y sub 17, Uruguay no estará en un mundial juvenil.

Como si fuera una final, por estar en juego el último puesto para el mundial, el encuentro comenzó trabado y parejo. Y el equipo del Santiago Ostolaza, con la ventaja de que el empate le servía –escenario que a veces no le es cómodo a los uruguayos–, salió con el objetivo de estar bien plantado en el fondo y contragolpear.

Pese a ese planteo, la falta de precisión por abajo de los guaraníes y los buenos anticipos celestes hicieron que Uruguay tuviera situaciones de peligro en los primeros minutos en pies de Ergas y Rossi.

Luego, como si lo tuviera marcado en su ADN, el equipo albirrojo prefirió la pelota quieta –una de sus especialidades en todas su categorías– para atacar y a los 32’ se puso arriba con un gol de Paredes, quien anticipó la salida del arquero uruguayo en un tiro de esquina.

El tanto cambió el planteo y el estado de ánimo de los equipos. La celeste tuvo que salir a buscar el empate. Rossi y Ergas volvieron a ser los encargados de llevar peligro al arco local, pero sin poder concretar. Y Paraguay jugó a lo que más sabe: contragolpear y esperar el error del rival, como cuando Varela perdió una pelota en el medio de la cancha, tomó mal parado al fondo uruguayo y estuvo cerca de poner el segundo.

Para el complemento, Uruguay salió jugado al todo o nada para llegar al mundial. Ostolaza mandó a Schiappacasse por Ergas, cambió de delanteros, y el entrante comenzó a molestar a la zaga guaraní que tuvo que frenarlo con faltas cerca del área.

En la primera de ellas, Valverde envió su remate a la barrera, pero en la segunda, el juvenil carbonero que estuvo a prueba en Arsenal de Inglaterra no falló: cobró la infracción por arriba de la barrera y la pelota se metió en el primer palo, sin que el arquero paraguayo pudiera reaccionar.

La clasificación nuevamente estaba en manos de Uruguay, que volvía al plan inicial, con más atención y calma para aguantar las cargas de los paraguayos, obligados a buscar el triunfo.

El equipo quedaba con sus cuatro defensores y los tres del medio para defender, y dejaba tres arriba para la contra. Los guaraníes dejaban a su delantero Ferreira, en el medio de la zaga uruguaya y fue él quien puso el 2-1 para los locales, luego de una gran habilitación entre medio de los celestes y una gran definición personal a los 75’.

Volvían a cambiar los roles y a la celeste le quedaban 15 minutos para buscar su clasificación. El conjunto local se cerró bien y Uruguay no supo entrarle. Intentó por arriba pero perdió, falló varios pases al buscar llegar por abajo y algunos jugadores intentaron hacer la personal, pero chocaron contra el muro albirrojo.

Se fueron los minutos y el equipo del Vasco se quedó sin mundial, para ser la segunda juvenil celeste –sub 17 y sub 20– que se queda afuera de la principal cita de su categoría desde que el Maestro Tabárez asumió en 2006. La anterior había sido la sub 17 que no clasificó al mundial 2007.

“Queda la amargura de perder todo acá”, dijo el zaguero Nicolás Rodríguez, uno de los pocos que pudo hablar entre tanta bronca.


Populares de la sección

Comentarios