Amarga navidad de Van Gaal

Stoke City agravó este sábado la crisis de Manchester United, al que derrotó por 2-0 y dejó a Louis Van Gaal al borde del abismo.

Stoke City agravó este sábado la crisis de Manchester United, al que derrotó por 2-0, en el partido que abría la tradicional fecha navideña de la Premier League, conocida como el Boxing Day, poniendo así a Louis Van Gaal al borde del abismo.

Eliminados de la Liga de Campeones a primeros de diciembre por el Wolfsburgo alemán, los 'Red Devils' han encadenado tres derrotas consecutivas en la Premier League después de su eliminación europea, y el lunes recibirán a Chelsea, otro de los grandes de Inglaterra que no atraviesa por un buen momento, y cuyo anterior entrenador, el portugués José Mourinho, suena como posible sustituto de Van Gaal.

El primer gol de Stoke City llegó a raíz de un error del holandés Memphis Depay, que fue aprovechado por el delantero español Bojan Krkic (19), mientras que el segundo fue obra del austríaco Marco Arnautovic con un potente disparo desde fuera del área (26).

Stoke City, que también derrotó en su estadio esta temporada a Chelsea y a Manchester City, deja al Manchester United a nueve puntos del líder, Leicester, y a siete de Arsenal, segundo, que disputarán este sábado sus respectivos partidos.

Manchester United no sufría una racha de cuatro partidos oficiales consecutivos perdiendo desde 1961. Además, los hombres dirigidos por el técnico holandés, de 67 años, Louis Van Gaal, llevan siete partidos consecutivos sin ganar desde el último triunfo, que se remonta al 21 de noviembre ante Watford. Una racha tan larga sin conocer la victoria para el equipo de Old Trafford no se producía desde los meses de diciembre y enero de 1989-1990.

Van Gaal, de 64 años, llegó a Manchester a mediados de 2014 después de haber llevado a Holanda hasta la tercera posición en el Mundial de Brasil, con el objetivo de reemplazar al escocés David Moyes. Con un contrato de tres años por delante, y un gasto elevado en reforzar al equipo, Van Gaal podría ni siquiera cumplir la mitad de su contrato con el United.

En la conferencia de prensa posterior al juego, el técnico holandés afirmó: "El club no tiene que despedirme. A veces puedo irme yo mismo. He recibido el respaldo del club siempre. Pero hemos vuelto a perder y no es una situación nueva. Me siento apoyado por los jugadores.

Sobre la actitud ante la prensa y las permanentes alusiones a su destitución, el holandés indicó: "No se entiende mi mensaje. Mi mensaje es que los medios de comunicación dicen y escriben cosas que no se confirman y que no tienen que ver con lo que pasa en el Manchester United. Ese fue mi mensaje. No que me sienta herido o lastimado. Estoy acostumbrado a eso".


Populares de la sección