Alonso empieza el lunes

El consejo directivo lo eligió por consenso y el nuevo entrenador comienza la semana entrante

Perdoná pero por ahora no quiero hablar. No es por nada en especial, es que no quise hablar aún con el periodismo”, dijo el martes poco después de la hora 13 Diego Alonso a El Observador.

Ya sabía que, como se había informado en los útlimos días, el consejo directivo de Peñarol lo eligió al mediodía del martes para que fuera él quien comandara técnicamente al club luego de la renuncia del Polilla Da Silva.

Tampoco quiso hablar, seguramente, porque aún no lo había llamado Carlos Sánchez, el gerente deportivo aurinegro quien se iba a comunicar más tarde.

Diego Alonso firmará un contrato de un año como flamante entrenador de Peñarol y ya el lunes comenzará los entrenamientos.

Es que así lo tenía establecido el club, quien dio la licencia correspondiente a los futbolistas hasta esa mañana en la que se reencontrarán en Los Aromos.

Como se había indicado, por más votos que hubiera tenido en su momento Jorge “Tito” Goncálvez, el peso de la decisión del gerente deportivo fue determinante para que la elección recayera en Alonso.

Y pese a que el presidente Juan Pedro Damiani no estuvo el martes –ya que se encuentra en Estados Unidos por temas personales–, el nombre de Alonso salió por consenso, tal como le gusta al titular aurinegro y como era política inclusive en tiempos de su padre en la presidencia.

La carrera del DT
Diego Alonso fue vicecampeón de la Copa Libertadores de América en 2011 como jugador, tras ser campeón uruguayo con Peñarol un año antes.

Justamente en la final ante Santos en Pacaembú fue la última vez que estuvo a la orden, en el banco de suplentes. Eso fue el 22 de junio de 2011.

Menos de tres meses después, sustituyó a Pablo Alonso como director técnico de Bella Vista en el Apertura debutando con derrota (2-1) ante Rentistas. Sin embargo, una semana después, le ganó 1-0 a Nacional dando una gran sorpresa en el Estadio Centenario. Ese equipo tricolor sería luego el campeón de la mano de Marcelo Gallardo.

En el Clausura, supo mantenerse con un plantel nimio y con grandes problemas económicos. “Llegó a poner dinero de su bolsillo para pagar algunas cosas elementales”, comentó un exjugador de aquel plantel a El Observador.

En ese plantel dirigió, entre otros, a Ignacio Nicolini, quien ya pertenecía a Peñarol y jugó a préstamo y hoy aún se mantiene entre los que puede llegar a dirigir.

De esa forma, con su esfuerzo y el de los jugadores, logró salvar del descenso a los papales que este año sí terminaron bajando.

Entonces recibió una oferta para dirigir a Guaraní de Paraguay. Así se hizo cargo del tercer equipo más popular de ese país detrás de los grandes Cerro Porteño y Olimpia. Fue justamente ante el primero que debutó ganándole en La Olla como visitante al equipo que dirigía en esos momentos el uruguayo Jorge Fossati.

Su campaña fue tan buena que clasificaron a la Copa Sudamericana en la que ganó más experiencia. Pasó la primera fase ante Oriente Petrolero de Bolivia y cayó luego contra Millonarios de Bogotá.

Ahora será el momento de otro aurinegro, un club que conoce muy bien y en el que algunos de sus futuros dirigidos, fueron compañeros suyos como Valdez, Aguirregaray, el Lolo, Darío, el Tony y Alejandro González.

Se aprobó la gira
Peñarol confirmó la gira para julio. El 21 ante Sporting Lisboa y el 24 con Toronto –ambos en esa ciudad canadiense– y luego jugará ante Benfica. Lo que se está por confirmar es si es un partido o un  cuadrangular.


Populares de la sección

Comentarios