Alejandro Foglia ya está en el agua

Sobre la mitad de la carrera, el uruguayo está en la segunda posición. Seguí el minuto a minuto en nuestra cuenta de twitter @ObservadorJJOO

Después de tantos años de sacrificio, que a esta altura ya suman dos décadas arriba de un bote –entre los comienzos como entretenimiento de verano y el profesionalismo que siguió después– el medal race de la clase laser standard de los Juegos Olímpicos de Londres 2012 que Alejandro “Jano” Foglia (28 años) correrá el lunes, en Weymouth, será el momento sublime de su carrera.

El uruguayo, protagonista de la mejor actuación de un atleta celeste en los actuales Juegos Olímpicos independientemente de si en la clasificación final culmina sexto (el mejor puesto que puede ocupar) o décimo (el peor), se tirará al agua con su bote a la hora 10 de Uruguay (14 local) para correr la regata final de la clase Laser en la ciudad costera ubicada al oeste de Londres, en donde se desarrollaron todas las pruebas de vela y en la que se encuentra la villa olímpica de esa disciplina.

Foglia culminó noveno en la general después de cinco días de competencia y de una remontada formidable a partir de la sexta manga, razón por la cual avanzó a la última regata, en la que se decidirán las tres medallas en esta clase de vela.

Jano no tiene chance de acceder al podio, sin embargo, puede mejorar su noveno lugar hasta el sexto. ¿Qué debe suceder? En el medal race los puntos de la regata son dobles, esto quiere decir que el primero suma dos puntos, el segundo cuatro y así sucesivamente hasta el décimo, que acumula 20. Para que el uruguayo consiga el sexto lugar, tiene que culminar primero en la regata y que el británico Paul Godison, actual campeón olímpico, termine entre el puesto ocho y 10, que el alemán Simon Groteluschen finalice del séptimo al décimo y que el guatemalteco Maegui Agüero no supere el quinto puesto en la última regata.

Leído así, tal vez se presenta como un acertijo difícil de descifrar, incluso es necesario escribir en un papel las combinaciones para entenderlo. No obstante, para graficarlo de otra forma mucho más simple: si se repiten los resultados de las últimas tres regatas, en las que Foglia culminó tercero, quinto y sexto, es posible que clasifique entre los siete mejores del mundo debido a que Godison fue octavo, noveno y duodécimo, Groteluschen cuarto, decimotercero y décimo y el guatemalteco cerró muy mal con dos 21º lugar y un décimo. El sexto lugar está algo más lejos de Foglia.

“Voy a disfrutar del medal race y voy a tratar de hacer la mejor carrera para encontrarme lo más arriba posible”, dijo Jano a El Observador, de cara a la prueba que concitará la atención del público uruguayo, tras las rápidas salidas de todos los demás representantes celestes en Londres 2012.

Sus terceros Juegos

El regatista participa por tercera vez en los Juegos Olímpicos. En Atenas 2004 culminó en el lugar 34 y, cuatro años después, en Beijing 2008 fue 17º.

Sus valores como ser humano y deportista, fiel representante de la raza del olimpismo, condujeron a que en los Juegos de 2008 Foglia fuera elegido como el abanderado que abrió el desfile de los uruguayos en el Estadio Olímpico de Beijing.

Y su actuación en Londres 2012 le permitió generar el crédito para que fuera elegido como el deportista que portará el Pabellón Nacional en la ceremonia de clausura del próximo domingo. Esa decisión estará a cargo de los dirigentes del Comité Olímpico Uruguayo, que toman como norma, distinguir al abanderado del cierre al deportista que aún se encuentre en la Villa Olímpica y que haya conseguido la mejor ubicación en la máxima fiesta del deporte mundial.

Jano tendrá esta tarde en Weymouth una hora de regata para disfrutar a pleno en el medal race de la clase laser standard la recompensa que recibe después de tantos años de sacrificio. Allí pasarán por su cabeza las imágenes del empuje que siempre le dio su familia, de los miles de horas que dedicó al entrenamiento en las condiciones más inhóspitas, de salir a pelear desde abajo para estar bien arriba, del apoyo que le brindó su hermana Andrea, que también participó en estos Juegos Olímpicos, o de Mariana, que le brindó estrategias de relajación y concentración que Jano definió como claves para lograr el equilibrio que necesitaba.

Por eso  será una jornada especial para el uruguayo quien aspira a seguir mejorando su notable registro.

Foglia podrá sentirse como un campeón aunque la historia olímpica no lo registre en el podio, pero su recorrido por el yachting quedará en la memoria del deporte uruguayo.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios