Albín, Arismendi, Recoba y el corte de Scotti

La semana en Los Céspedes comenzó con un entrenamiento que tuvo de todo, desde estrenos, ausencias y lesionados

El salteño Juan Albín realizó el lunes de mañana su primer entrenamiento en Los Céspedes; Diego Arismendi -que practica con Nacional desde el 8 de diciembre-, solo espera para firmar contrato; Álvaro Recoba sigue trabajando diferenciado; el colombiano Efraín Cortés apronta su salida del equipo y el zaguero Andrés Scotti terminó con una venda en la cabeza en el trabajo que inició la semana. Así arrancó la actividad para el plantel que orienta Gustavo Díaz.

La práctica, que comenzó a la hora 9, se desarrolló con la presencia de más 80 espectadores, que para llevarse una foto con sus ídolos o por curiosos, observaron el movimiento que los jugadores realizaron en la cancha número dos del complejo deportivo de los albos, en Manga. Los trabajos físicos se desarrollaron con pelota y en espacios reducidos, en diferentes circuitos que el cuerpo técnico albo diseñó en el campo.

El foco de atención del primer entrenamiento, de los dos movimientos previstos para el lunes, fue la presencia de Albín, el volante que regresó a Montevideo el sábado y que por seis meses defenderá a Nacional.

Albín, que fue cedido a préstamo por Espanyol, explicó después del entrenamientos las expectativas que tiene de volver a Uruguay y puso énfasis en que llegó solo seis meses a Montevideo, para tomar impulso y volver al fútbol europeo.

Por su parte, Arismendi, espera firmar en cualquier momento el contrato que lo ligará a Nacional.

Antes del almuerzo, el volante surgido en Nacional, que desarrolló parte de su carrera en Inglaterra, dijo: “Lo único que falta es ir a la sede y firmar. Desde el 8 de diciembre estoy aquí, en Los Céspedes, e hice todo para jugar en Nacional”. Y agregó: “Con el Chavo no hablamos en profundidad, pero sí me planteó una idea general de lo que pretende de mi. Yo estoy a punto para jugar”.

El que terminó vendado el entrenamiento fue Andrés Scotti, debido a que se le abrió el corte que sufrió en el último clásico. Como consecuencia de ello, el kinesiólogo Daniel Calimares le protegió la zona para que pudiera completar el trabajo.

Los únicos futbolistas que no participaron del entrenamiento fueron Álvaro Recoba, que aún se recupera del desgarro que sufrió en diciembre, en el final del Apertura, y el colombiano Cortés, uno de los cuatro refuerzos que recibieron los tricolores en enero.
En el caso de Recoba, el técnico Gustavo Díaz dijo a El Observador que tenía en sus planes que comenzara a trabajar en cancha esta semana.

La situación de Cortés es diferente, el colombiano llegó la semana pasada a Montevideo como refuerzo para la defensa, pero la sanidad tricolor descubrió que tenía problemas en una rodilla, que no le permite entrenar. Por esa razón, este lunes de mañana el médico Carlos Suero concurrió a Los Céspedes con la ecografía que le realizaron a la rodilla, que contenía los detalles de la situación sanitaria del jugador.

Suero elevó un informe a la directiva y ésta debía resolver la situación del jugador que no pasó la revisada médica. Al mediodía todo apuntaba a que iba a retornar a su país.
En Los Céspedes, Cortés rehusó hablar de su situación sanitaria.

Sin Cortés en el equipo, Nacional no saldrá a buscar un zaguero. Si lo ofrecieran e ingresara en lo que pretende el club, lo considerarán dijo una fuente del club.

Los albos contrataron a Cortés, después de que fracasaran los intentos por Mauricio Victorino, porque buscan un zaguero joven y veloz para reforzar una defensa que tiene jugadores mayores de 33 años.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios