Al ritmo de la música del Bola Lima

La intimidad del plantel campeón: Líber Quiñones es el más dormilón y Jonathan Álvez el que más come

El plantel de Danubio vive al ritmo que impone uno de sus referentes: Pablo Lima. Sus compañeros lo señalan como el disc jockey del plantel. “Es el que pone la música, le da el toque de alegría al vestuario; además está con un humor admirable porque más allá de la trayectoria que tiene y los vestuarios que le tocó vivir, vino acá a ser uno más”, reconoce uno de los pilares del mediocampo danubiano como Gonzalo Porras.

El Bolita anda con un equipo para todos lados. Y cuando van a la sala de aparatos allá se escucha la plena. Sin embargo, no le gana a la potencia de la música del auto de Emiliano Velázquez. “Antes tenía un Celta tuneado a full”, reveló Camilo Mayada.

Meterse en la interna del plantel danubiano permite conocer que el que más duerme es Líber Quiñones, al punto tal que se saltea el desayuno en la concentración y va derecho al almuerzo. Sin embargo, contra lo que todos piensan, no es el que más come. En ese rubro gana Jonathan Álvez.

Los fanáticos de los celulares son Sergio Leal y Pablo Lima. En la concentración no hay videojuegos, sino que se pasan las horas con alguna partida de truco que tiene a Matías Zunino como uno de los más ganadores.

Camilo Mayada es el que más demora en la ducha, lo que genera bronca en sus compañeros de vehículo. Fabricio Formiliano, Nachito González y Marcelo Tabárez lo tienen que ir a buscar.

Leonardo Goicoechea se destaca en el fútbol tenis con Julio Ferrón. En los duelos es normal ver entreverado a Diego Perrone. El exjugador convive con el plantel desde su función de gerente deportivo y todos le reconocen sus consejos.

Cifra

300.000

Dólares. El presupuesto mensual del club es de US$ 300 mil e incluye todo: hasta el mantenimiento de los complejos. Se aspira a reducirlo pero es una tarea compleja.


Fuente: Jorge Señorans

Populares de la sección

Comentarios