Al fútbol uruguayo lo tapó el agua

Los tres partidos que daban inicio al torneo se suspendieron por el mal tiempo
Casi 80 días esperando que comenzara el fútbol local y... se suspendió por lluvia y advertencia meteorológica de color naranja. Después de la novela por las cámaras y la inseguridad, fue el agua, el viento y la tormenta eléctrica lo que no permitió que comenzara a rodar la pelota del Uruguayo Especial.

Los partidos Danubio-Nacional, Fénix-Cerro y Boston River-Defensor Sporting, previstos para ayer, fueron postergados para el miércoles en principio. Si hoy continúa el mal tiempo y también se suspenden los encuentros previstos, toda la primera fecha pasará para el próximo fin de semana.

Incluido el partido Wanderers-River Plate, que se había pospuesto de antemano para el miércoles debido a la participación de los bohemios en la Copa Sudamericana. Si bien Wanderers regresó a tiempo, contó con la buena voluntad de los darseneros para tener unos días más de descanso.

Si los partidos postergados son solamente los del sábado, el calendario programado por la Mesa Ejecutiva de la AUF no va a sufrir consecuencias graves, pese a que el torneo comenzará 20 días más tarde. Al principio la idea era que el Uruguayo se iniciara el 6 de agosto.

La primer fecha comenzará hoy y se completará el miércoles. La segunda fecha, tal como está programada, se disputará el fin de semana del sábado 3 y domingo 4 de setiembre, después de los partidos de Eliminatorias que se jugarán el jueves 1 y el viernes 2.

La situación se complicará si también se suspende hoy, porque todo se retrasaría una semana y habría que apretarse para terminar el 18 de diciembre de acuerdo al calendario original (ver aparte).

La suspensión

La actividad de ayer se suspendió oficialmente a la hora 13, dos horas y media antes del comienzo de los partidos en Jardines del Hipódromo y en el Parque Capurro; el tercer encuentro se iniciaba a las 19 en Trinidad.

Los equipos ya estaban prontos para la jornada cuando la Mesa Ejecutiva tomó la determinación. Nacional en Los Céspedes se aprontaba para trasladarse hasta la cancha de Danubio. Los técnicos danubianos se comunicaron telefónicamente con sus jugadores para decirles que no concurrieran al estadio, aunque los goleros Danilo Lerda y Michael Etulain ya estaban en los vestuarios. El plantel dirigido por Leonardo Ramos entrena hoy en el Complejo de la ruta 101.

Mientras que los equipos de Boston River y Defensor, que desde el viernes esperaban el partido en Trinidad, tuvieron que regresar a Montevideo. En ese sentido fueron los más perjudicados.

Referí recorrió ayer los escenarios de Montevideo donde se iban a disputar los partidos. Para destacar el estado de los dos campos de juego. Tanto el de Jardines como el del Capurro se encontraban en excelente estado a pesar de las intensas lluvias y del invierno.

Nacional sin Fucile

Una de las consecuencias deportivas de la suspensión de ayer es que Martín Lasarte no podrá contar con Jorge Fucile el miércoles, ya que mañana debe comenzar los entrenamientos con la selección de cara a los partidos frente a Argentina y Paraguay por las Eliminatorias.

Nacional tampoco puede pedir la habilitación de Diego Polenta porque tiene que cumplir la pena automática tras la expulsión en la última fecha del Clausura. Recién en la segunda fecha quedaría habilitado para jugar por Fucile.

De manera que el técnico albo tendrá que estudiar qué movimiento hace para sustituir al lateral derecho. Para ese puesto llegó el colombiano Sergio Otálvaro, pero aún no ha hecho fútbol con el equipo.

Otra solución es que Santiago Romero juegue en el lateral, Rafael García sea el sustituto de Polenta en la zaga y que Diego Arismendi (que ayer iba a jugar de zaguero) ocupe el lugar de Romero en el mediocampo.

Tanto tiempo pensando y diagramando el comienzo del campeonato y la lluvia le cambió los planes.

Populares de la sección