Al final ganó el fútbol

Tras una serie pareja clasificó el que buscó más el arco contrario: 1-0 al Atlético de Godín y Josema, gracias a una genialidad de Cristiano, James y Chicharito

Al final, el fútbol tuvo su premio. “El fútbol” en el término más o menos tradicional: la búsqueda del arco contrario, la prioridad de atacar antes que defender. El cuarto de final de la Liga de Campeones fue un duelo de estilos, entre el ataque de Real Madrid y la defensa de Atlético. Y luego de 178 minutos de 0-0, cuando se venía el alargue, la serie definió como era lógico si caía del lado de Real: un golazo, fruto de una genialidad entre James Rodríguez, Cristiano y Chicharito Hernández: pared del portugués y el colombiano, caño de James a Godín, pase al centro de Cristiano y definición del mexicano, para el 1-0 con que el equipo de Ancelotti estará en semifinales.

Así se cerró una serie tensa, táctica, y por momentos muy aburrida. Los dos -más el merengue que el colchonero- apostaron a esa máxima del fútbol moderno: atacar con muchos, pero defender con todos cuando el rival tiene la pelota. Los dos fueron aplicados al extremo, y como las individualidades no aparecieron, se aplicó la frase de que las defensas le ganaron a los ataques.

Pero Real buscaba más que Atlético. No se conformaba con el cerrojo, y planteaba opciones. Cristiano bajando de espaldas al arco, Chicharito –que le tocó entrar ante las lesiones de Bale y Benzema- tirándose hacia afuera, James Rodríguez y Kroos moviéndose por todos lados buscando crear. Fueron cuatro o cinco llegadas, que hicieron que la gente no se durmiera y, como en la ida transformaron en figura a Oblak, el arquero de Atlético.

El equipo de Simeone esperaba su chance: recuperar la pelota, avanzar en bloque y buscar por arriba. No fueron muchas, pero sirvió para saber que el colchonero al menos estaba en cancha.

En el segundo tiempo los dos hicieron pesar su instinto de supervivencia: si en el primero atacaban con 6 o 7 y defendían con 9, pasaron a defender con 10 y a atacar con 3 o 4. ¿Resultado? Una sucesión de pases cortados y piernas alrededor de la pelota, que cortaban cada enganche, cada centro. Bodrio total.

Parecía que llegaba el alargue, pero al final, el fútbol apareció. Porque a veces, solo a veces, alcanza con que los habilidosos se inspiren para derribar muros y estrategias defensivas. No fue lo mejor para el interés uruguayo, pero quizás, fue lo mejor para el fútbol.

Real Atlético
23 Disparos totales 6
494 Pases intentados 257
92% Acierto de pases 76%
64% Posesión 36%


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios