Ahora que venga Nadal

Pablo Cuevas venció 6-2, 6-2 al español Albert Montañés y clasificó a cuartos de final del ATP de Río; Nadal juega por la noche y si gana se enfrentará al uruguayo en cuartos


El uruguayo Pablo Cuevas obtuvo otra gran victoria en el ATP de Río de Janeiro: venció 6-2, 6-2 al español Alberto Montañés (N° 94 del mundo) para clasificar a cuartos de final, donde seguramente enfrente a Rafael Nadal, N° 3 del ranking.

Nadal se enfrentará el  jueves por la noche (alrededor de la hora 21) a su compatriota Pablo Carreño, 55 del mundo), y si gana se cruzarán el viernes por cuartos de final.

El salteño dominó el partido de punta a punta, mostrando que está en un momento muy sólido. Pero además, sigue dando pasos en su juego. Esta vez tuvo la confianza para variar de estrategia cuando lo necesitó. Volvió a mostrar un firme juego de saque en gran parte del encuentro, que lo hizo acortar puntos y completar apenas una hora de juego, algo vital teniendo en cuenta el calor y la humedad de Río de Janeiro, que ha hecho mella en muchos jugadores.

Otra vez, la mayoría de sus saques no fueron balazos, pero sí lo suficientemente esquinados para complicar las devoluciones de Montañés. Así y todo. cuando fue necesario en el segundo set, apeló a los aces, y en total conectó seis.

Lo mismo con la devolución: por momentos jugó al desgaste del rival, conectando pelotas esquinadas y haciendo correr al rival, pero sin arriesgar gran cantidad de tiros ganadores. Pero cuando necesitó acortar el juego porque el calor pegaba fuerte, conectó winners que le permitieron obtener puntos rápidos.

El partido
Cuevas quebró a Montañés en el tercer juego del primer set, apelando a una marca registrada en los últimos partidos: alargar los puntos con golpes angulados y buscar el error del rival.

Luego, en el cuarto game del primer set tuvo algunos problemas para mantener el saque, ya que bajó el porcentaje de aciertos con el primer servicio, pero de todos modos logró mantenerlo. Fue literalmente un quiebre en el partido: a partir de ese momento ya no volvió a ser un partido parejo, y el uruguayo siempre estuvo mental, físicamente y en el juego un escalón por encima.

Eso se vio en el siguiente game, cuando Montañés cometió dos dobles faltas consecutivas y perdió otra vez el saque para quedar 1-4. Cuevas se volvió a fortalecer con su servicio, para llevarse sus dos siguientes games y ponerse 6-2.

Cambio de estrategia
En el segundo set las nubes que se posaban sobre el estadio desaparecieron, y salió un sol pleno. Y allí el uruguayo tuvo la inteligencia y la confianza para cambiar de estrategia. Fue más agresivo con el saque (cuatro de sus seis aces fueron allí) pero también con la devolución, buscando acortar los puntos y no desgastarse ante un rival que empezaba a mostrar síntomas de cansancio y de falta de confianza, ya que erraba más que en el set anterior. Así, finalmente le pudo quebrar en el quinto game para irse 3-2

Montañés quemó sus últimos cartuchos en el game siguiente, cuando se puso 0-30 gracias a probar algún winner y aprovechando algún error del uruguayo. Cuevas levantó esa desventaja yendo a buscar los puntos con tiros ganadores, ganó el set y definitivamente ganó la batalla mental, que confirmó en el game siguiente, cuando el español volvió a cometer varios errores no forzados para el 5-2, que se cerró con otro sólido game de saque del uruguayo en el siguiente.

El triunfo le significa a Cuevas ganar otros 90 puntos para el ránking, lo que le permitirá seguir subiendo escalones en la clasificación.


Populares de la sección

Comentarios