Ahora mando yo

Real Madrid se quedó con la supercopa española al vencer a Barcelona y José Mourinho restauró su poder ganador

Por favor, no me llamen arrogante. Soy campeón de Europa y pienso que soy especial”. En el libro Mourinho versus Guardiola esa fue la frase que los autores, Juan Carlos Cubeiro y Leonor Gallardo, eligieron para retratar al entrenador portugués.

“Arrogante” o no, los números avalan la condición “especial” de Mou.

El miércoles su Real Madrid venció a Barcelona y se adjudicó la Supercopa española, un torneo que enfrenta a los campeones de la Liga (Real) y Copa del Rey (Barcelona) de la pasada temporada.

Para Mourinho eso se traduce en el 20º título de su carrera.

Fue 2-1 en el Bernabéu donde los catalanes no conocían la derrota desde el 7 de mayo de 2008. Claro, fue la era Guardiola donde su nuevo concepto futbolístico color blaugrana se adueñó de todos los elogios.

Los goles fueron obra de Gonzalo Higuaín y Cristiano Ronaldo descontando de tiro libre Lionel Messi cuando Barcelona ya jugaba con uno menos producto de la expulsión de Adriano.

En el partido de ida Barcelona ganó 3-2 por lo que Real Madrid se llevó la Copa por anotar más goles como visitante.

El triunfo llegó para aquietar las aguas de un mal inicio de Liga donde los merengues ganaron uno sobre seis puntos disputados.

Pero para Mou es mucho más que eso. Es dejar atrás –como superada– una adversa historia reciente ante los catalanes. El histórico 0-5, las derrotas en el Bernabéu.

La historia ya se torció la temporada pasada con un contundente triunfo en la Liga con récord de puntos y de goles. Con un clásico decisivo ganado (2-1) en el Nou Camp. 

Pero hacía falta un duelo directo. Más poderoso que aquella Copa del Rey 2010-2011 que llegó en medio de una eliminación en semis de Liga de Campeones y tras una liga ganada por los de Guardiola.

Lo peor ya pasó. Y ahora el que manda es Mou. Su pragmatismo futbolero. Su sonrisa “especial”.    


Fuente: El Observador

Populares de la sección

Comentarios