Ahora Japón propone

El italiano Alberto Zacheroni le cambió la cara al seleccionado nipón. Prescindió de la vieja guardia, reinstauró el 4-2-3-1 y se ingenió para modelar un nuevo equipo.

La contratación de un italiano como Alberto Zaccheroni tras el Mundial 2010 era indicio de que Japón mantendría un juego conservador. Pero el DT prescindió de la vieja guardia, reinstauró el 4-2-3-1 y se ingenió para modelar un nuevo equipo.

Shinji Kagawa, que había quedado afuera en 2010, se convirtió en hombre clave como en el Dortmund alemán. Pero pese a haberse ganado la 10, el que juega como enganche es Honda, director de orquesta ideal para un juego rápido y de ataque fluido. Esto le permite a Yuto Nagatomo y Atsuto Uchida bombardear desde el fondo, con Honda llegando al punto penal y generando una potente amenaza de gol.

Tal vez irónicamente, la debilidad de Japón es la defensa. En la Copa de las Confederaciones los Samurais dominaron a Italia durante 70 minutos pero concedieron cuatro oportunidades en los otros 20 y al final perdieron 4-3, y sufrieron derrotas ante Brasil y México en partidos donde sus atacantes no brillaron.

Esto desató críticas por ingenuidad, pero el hecho es que Japón depende de su propio nivel de exigencia.

Para leer los perfiles de todos los equipos ir a la sección Los 32

Este artículo forma parte de la serie que El Observador irá publicando a lo largo de este mes del mundial, producto de la alianza con el diario inglés Guardian. El Observador y otros 31 medios de primer nivel de todos los paises que juegan en Brasil 2014 desarrollaron estos análisis que ahora seran publicados en todos los países de la red generada por Guardian.


Fuente: Ben Mabley J-Sports, Tokio

Populares de la sección

Comentarios