Aguirre los dejó ruedas para arriba

El único candidato que manejaba la dirigencia para dirigir al club se va a Inter. ¿Por qué? ¿Cómo? ¿Quiénes pueden dirigir al club ahora?

"Todavía no, ¿vos te pensás que si viene River o Boca no voy a agarrar?”. Cuando en plena campaña electoral de Peñarol se daba por descontado que Diego Aguirre iba a ser el nuevo entrenador, eso fue lo que le dijo la Fiera a una persona de su entorno. Los días pasaron, la elección se llevó a cabo y el nombre de Aguirre siguió siendo el único sobre la mesa de los dirigentes para ocupar el cargo. Pero ese nombre ya no está más. Porque la Fiera se bajó el domingo de su candidatura y no será el entrenador del club para 2015.

¿Qué pasó? Que las condiciones iniciales en las cuales se manejó el retorno de Aguirre cambiaron mucho. Y que en el camino del entrenador se cruzó un peso pesado del continente: Inter de Porto Alegre.

Según medios brasileños, Aguirre llegó a un acuerdo de palabra con el presidente de los colorados, Vitorio Piffero, y será el sucesor de Abel Braga.

Hubo dos hechos claves que precipitaron el “no” de Aguirre dos días antes de que la directiva se reuniera para definir el tema.

En primer lugar que Damiani le ofreció el cargo de entrenador junto con el de director deportivo para imitar el modelo de Óscar Washington Tabárez en la selección uruguaya.

El lunes, cuando la nueva directiva se juntó por primera vez, esa posibilidad fue desechada ya que en el nuevo consejo (que formalmente asumirá el próximo lunes 29) Damiani no obtuvo mayoría de cargos, quedando con cinco de 11 miembros de su lista.

La directiva comenzó a manejar tres alternativas como director deportivo: Juan Verzeri, Gonzalo De los Santos y Miguel Bossio.

El viernes, Verzeri se bajó. Y ese era el hombre con el que estaba dispuesto a trabajar Aguirre tal como informó el sábado El Observador. Porque existía un mutuo conocimiento y porque era una persona en la cual podía confiar delegando responsabilidades.

Esos dos puntos en contra resultaron ser decisivos para que Aguirre reviera su postura y declinara su candidatura, antes incluso de que apareciera la chance real de Inter.

Pero un directivo de Peñarol manifestó a El Observador un tercer elemento clave para frustrar el acuerdo: “La única explicación que le veo a este ‘no’ es que se haya molestado por el hecho de que trascendiera la cifra salarial que pidió”.

¿Qué cifra? US$ 100 mil mensuales, según el dirigente.

Aguirre se había reunido el martes pasado con una comisión de dirigentes (Ricardo Rachetti-Marcelo Areco-Walter Pereyra) que se designó el lunes para entablar la negociación y sentar las bases del acuerdo, intercambiando ideas sobre el proyecto deportivo a desarrollarse a partir de enero de 2015.

Terminado ese primer encuentrio, Areco declaró que Aguirre aún no era el entrenador y calificó a la charla de “preliminar”.

Entre semana, el propio Areco deslizó en una nota con Sport 890 el factor económico: “El socio tiene que entender que Diego tiene una categoría que supera al fútbol uruguayo; él se tiene que acercar a nosotros y nosotros subir un poco”.

Dos candidatos
Si bien algunos dirigentes no contestaron sus celulares ante insistentes llamadas y mensajes, otros ya manejan como posibles entrenadores a Pablo Bengoechea y Guillermo Almada.

El primero acaba de ser destituido como conductor de la selección de Perú. El segundo tiene contrato con River Plate por seis meses más, pero el 24 de noviembre ya le había dicho a El Observador que Peñarol lo había llamado. Ayer esa comunicación se reanudó y hoy corre con el uno para el cargo.


Fuente: Pablo Benítez e Ignacio Chans

Populares de la sección

Comentarios