Aguada-Goes, de la rivalidad a la estupidez

Batallas campales, provocaciones, enfrentamientos con armas y agresiones con objetos contundentes forman parte del rosario de choques entre las parcialidades de ambos equipos

La historia comenzó como un duelo de barrio, con las cargadas habituales de aquellos que, separados por algunas cuadras, comparten la misma zona. Y si bien líos hubo siempre, el paso del tiempo determinó cambios en la conducta de las parcialidades de Aguada y Goes.

Antes no pasaba de alguna trompada, hoy el tema es más grave y determina que la policía ponga especial atención al tema.

Lamentablemente, lo que tendría que ser una fiesta, en los últimos años terminó generalmente en problemas.

Así lo marcan los últimos choques entre ambas hinchadas.

10 de abril de 2008

Se jugó un amistoso en el Cilindro Municipal que terminó con incidentes. En pleno partido las parcialidades se enfrentaron, lo que llevó al técnico aguatero Javier Espíndola a consultar a unos de los jueces, Hebert González, si el partido continuaba en esas condiciones. El juego finalizó.

El saldo final del enfrentamiento fue de por lo menos 30 butacas destrozadas y roturas generales en las instalaciones como los tejidos en el anillo superior del Cilindro.

Metro de 2008

El partido de semifinales por el ascenso terminó en una batalla campal que tuvo como protagonistas a hinchas, jugadores y hasta técnicos.

2008 semi del Metro

Al cierre del último partido por la semifinal del cruce Aguada-Goes se registraron incidentes violentos que involucraron tanto a hinchas como jugadores y personal del cuerpo técnico.

Los problemas comenzaron cuando el DT de Goes provocó al estadounidense de Aguada, Wendell Gibson, que salió a buscarlo. En el camino se peleó con Ciro Pastana, un jugador de Goes con quien habría tenido cruces durante el partido.

Lo sucedido en la cancha alteró los ánimos en las tribunas. Y el hecho más recordado fue la agresión de un hincha de Aguada a un jugador de Goes que quedó tendido inconsciente en la cancha.

Debido a los incidentes fue suspendida la afiliación de Goes por un año, lo que determinó que recién volviera a competir en Tercera en 2010.

Diciembre de 2013

Otra vez problemas debido a las provocaciones que partieron desde las tribunas. Cuando se jugaban los minutos finales en la tribuna de Goes apareció una muñeca inflable con la camiseta de Aguada.

Cuando terminó el partido Goes acusó que el encargado de seguridad de Aguada, apodado “el Gran Danés”, realizó gestos provocativos. Y fue el disparador.

Del segundo anillo de la tribuna mMisionera empezaron a llover butacas, sillas y hasta una valla.

Noviembre de 2014

Minutos antes del comienzo del partido, las parcialidadesse cruzaron en las inmediaciones del Palacio Legislativoy hubo enfrentamientos hasta con armas de fuego. El subsecretario del Interior, Jorge Vázquez analizó junto a los mandos policiales la cancelación del juego según dijo a El Observador el director de Unicom, Fernando Gil.

La disputa entre Goes y Aguada sobre la presencia del encargado de seguridad de los aguateros en el clásico del martes fue clave para los incidentes entre las hinchadas en la zona del Palacio Legislativo, que incluyó golpes y detonaciones de armas de fuego.

Previo al clásico, integrantes de la comisión de seguridad de la Federación Uruguaya de Básquetbol (FUBB), representantes y jefes de seguridad de ambos clubes y el jefe del operativo policial se reunieron para acordar las medidas de seguridad.

La reunión fue el lunes y los integrantes a participar en el cónclave dispararon la primera polémica. En diálogo con El Observador, Jorge Cibreiro, presidente de Goes, dijo que tanto los dirigentes del club misionero como el jefe de seguridad pidieron que el encargado de seguridad de Aguada, y referente del club, no estuviera presente en la reunión.

Esa versión fue desmentida por el jefe de seguridad de la Federación Uruguaya de Básquetbol, Daniel Morales, quien dijo a El Observador: “En ningún momento me comunicaron que no querían al jefe de seguridad de Aguada, porque yo me encargo de las citaciones y, de ser así, con el presidente y el delegado del club me alcanza y me sobra. Está en las actas del Ministerio del Interior”. El jefe de seguridad de Aguada es Marcelo Ramos, alias “El Gran Danés”, un reconocido hincha y referente del club que hace cinco años está al frente de la seguridad, trabajando en conjunto con un equipo de doce personas y quien en el pasado protagonizó a incidentes con el equipo misionero, por lo cual fue suspendido por la FUBB.

“Nuestra seguridad privada es de las que ha funcionado mejor en el básquetbol. Gente identificada con el club se ha transformado en seguridad y han sumado. Dentro de la barra son muy respetados y eso ayuda. Otras seguridades son externas a los clubes, contratadas y no conocen a la barra desde adentro y les resulta muy dificultoso porque no conocen la interna”, dijeron desde la dirigencia de Aguada a El Observador.

El funcionario aguatero no concurrió al evento deportivo por decisión del jefe del operativo, que tuvo en cuenta que podía ser un factor de enfrentamiento con la hinchada de Goes. Ante eso, la hinchada de Aguada concurrió sin referentes de seguridad.

Lo que se pactó el lunes en la reunión fue la ruta que tomaría cada una de las barras. Desde Aguada expresaron que la hinchada aguatera fue por la ruta pactada y que los hinchas misioneros fueron los que se desviaron.

Parte de las hinchadas de los dos equipos se cruzaron en los alrededores del Palacio Legislativo cerca de las 20:30.

Luego del partido también se generaron incidentes en las tribunas.

 


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios