Aguada ganó pero quedó afuera

El aguatero venció a Winner Limeira por dos puntos cuando necesitaba hacerlo por cinco; sobre el final se hizo un doble en contra para intentar ir a otro alargue

Jugadores tirando libres a errar. Hinchas insultando a los visitantes porque no iban para atrás y hasta un doble en contra anotado intencionalmente. Todo ese espectáculo bizarro se vio anoche en el partido que Aguada le ganó a Winner Limeira en el cierre del Grupo C de la Liga Sudamericana que se llevó a cabo en el escenario aguatero.

¿Por qué? Porque Aguada necesitaba ganarle por cinco puntos a los brasileños y así forzar un triple empate en el primer puesto para eliminar a Argentino de Junín, que había perdido por 14 con Limeira pero que le había ganado por nueve a los uruguayos.

Aguada cumplió con una parte del cometido. Ganó 74-72. Pero le faltaron tres puntos para clasificar.

Fue tan raro el partido que sobre el cierre los dirigidos por Germán Fernández no quisieron ganar el juego para intentar lograr la diferencia en el alargue.

Entonces tiraron cuatro libres en forma consecutiva a errar.  

Y eso que el arranque de Aguada daba como para ilusionarse. Fue agresivo en defensa y fluido en ofensiva.

Pero bastó con un pedido de tiempo para que Winner Limeira mostrara sus garras. Ajustando marcas en defensa y empezando a lastimar en ataque. Primero desde el perímetro. Luego también en la pintura.

Los brasileños se fueron cuatro arriba en el primer cuarto y tras un segundo parcial malísimo 28-27 arriba al entretiempo.

Todo cambió a partir del tercer cuarto. A impulsos individuales, que era lo que podía mantener en partido a un equipo armado en condiciones de emergencias.

Izuibejeres desempolvó su traje de armador, como en sus viejos tiempos de Trouville. Sin la capacidad física de Jennings, pero con mucha inteligencia. Y debajo del aro se enchufó Feeley bien secundado por Moss.

Sin embargo, un agónico triple de Ronald Ramón lo hizo arrancar un doble abajo el último parcial (46-48). En el alargue tras el 60-60, Limeira, que fue levemente superior en el trámite general, sacó ventajas. Como en todo el partido, Aguada la remó. Con más ímpetu que juego. El trámite se hizo tan confuso que hasta Jackson tiró a errar un libre como para perder y que el partido se terminara. Por eso, Rodrigo Trelles se anotó un doble en contra para empatar e ir a otro alargue. Los jueces desestimaron la acción, le dieron la pelota a los brasileños y el partido, muy bizarro, terminó.


Fuente: El Observador

Populares de la sección

Comentarios