Adiós a la ilusión: Argentina campeón

Con un estadio lleno y vestido de fiesta, Uruguay perdió el clásico quedándose sin copa ni Juegos Olímpicos

El clima de fiesta que se armó en torno de la selección generó el sueño de volver a festejar un título, pero la jerarquía de Ángel Correa terminó con todo. Argentina venció 2-1 a Uruguay en el último partido de hexagona final del Sudamericano sub 20. El delantero de un equipo que tiene muy poco de juego colectivo pero mucho de jerarquía individual, fue desnivelante para ganar el encuentro y el campeonato.

En el arranque del partido Argentina sorprendió con el planteo. No tanto por su audacia, dibujada en un 4-2-2-2 sino por lo desprotegida que quedaba su retaguardia. A lo largo del torneo, el equipo de Humberto Grondona no había mostrado un patrón de juego definido, y ante Uruguay ratificó que su modelo responde a una división tajante entre defensa y ataque donde los de arriba solo tratan de generar juego y los de atrás defender.

El modelo de Fabián Coito, responde a postulados diametralmente opuestos. Al reparto solidario de las tareas a la hora de recuperar la pelota y a los movimientos en bloque, cuando el equipo pasa a posiciones de ataque.

Argentina planteó referencias individuales sobre los hombres de ofensiva del 4-2-3-1 celeste. El lateral derecho Cassasola tomó a Amaral, Cardozo la referencia de Gastón Pereiro en el medio, y el lateral izquierdo Vega a Castro. Tripichio quedó en el medio como una rueda auxiliar, y atrás Mammana y Monteseirín se encargaron de custodiar los veloces movimientos de Acosta.

Apenas habían pisado los equipos el campo de juego, Ángel Correa insinuó todo el potencial individual que tienen los argentinos. En un mano a mano dejó atrás a Cotugno y metió una pelota venenosa en el área donde Guruceaga atajó un remate de Martínez.

Pero en siete minutos, la estructura argentina cayó. Bastó que Amaral le tirara su potencia y habilidad a su marcador para dejarlo atrás y cruzar la pelota al medio del área chica. El arquero falló y Pereiro la empujó para el 1-0.

Argentina perdió el norte, no pudo dar más de dos pases seguidos cuando intentó transitar de defensa a ataque, y fue fácil presa de la presión que habitualmente ejercen los uruguayos.

Arambarri era el dueño del partido, dando un paso al frente para cortar un montón de pelotas y comenzar la distribución. Sin embargo, Uruguay empezó a reiterarse en pelotazos desde el fondo entrando en el juego conceptual que propuso Argentina de pelotazo largo y búsqueda de segunda pelota. Y a los 35 minutos llegó el empate sin que Uruguay dispusiera de otro ataque claro como para ampliar la ventaja.

Una notable jugada individual de Correa volvió a desairar a Cotugno para meter un centro al segundo palo donde un cabezazo le sirvió la pelota a Driussi quien estableció de sobrepique el empate.

Uruguay, tocado, se volvió a meter en partido con un par de apariciones de alta factura técnica de Pereiro, quien llevó peligro al arco rival con largos traslados de balón y muy buena lectura de juego. Pero la buena resolución de los zagueros argentinos y la falta de puntería de Acosta en un par de entradas filtradas entre líneas llevaron el partido al entretiempo con la igualdad.

Uruguay desde el comienzo supo que tenía que jugar un partido distinto en el segundo tiempo por la salida por lesión de Rodrigo Amaral, que es uno de los principales agentes de desequilibrio en el mano a mano que tiene el equipo de Coito.

Entonces la celeste fue más actitud -eso sí, irrenunciable- que capacidad creativa para atacar. Argentina fue sintiéndose cada vez más cómodo con el empate y con contragolpes liderados por un endiablado Correa, planteó un juego mucho más equilibrado.

Uruguay no tuvo claridad, se reiteró en centros facilitando la tarea de los argentinos y el partido se inclinó para los visitantes cuando Correa marcó el segundo, tras gran resolución individual.

En todo el segundo tiempo, Uruguay no generó una sola chance de gol y Argentina -hecho a la medida de esta clase de partidos- terminó ganando. Y ganando bien.

Uruguay, que se ilusionó con el título 34 años después, se quedó hasta sin posibilidad de jugar el repechaje para los Juegos Olímpicos ya que antes Colombia le había ganado 3-0 a Brasil para quedarse con el segundo puesto.

¿Consuelos? Varios. Clasificación al Mundial por quinta vez consecutiva, una marca única a nivel mundial desde 2007. Clasificación también a los Juegos Panamericanos de Toronto (julio de este año) y ganadores del trofeo al Fair Play. Pero ahora, recién terminado el partido, las sensaciones de desilusión por copa y Juegos perdidos duelen más.   

URUGUAY 1 - ARGENTINA 2

Cancha: Estadio Centenario
Juez: Ricardo Marques (Brasil)

URUGUAY: 12-Gastón Guruceaga; 21-Guillermo Cotugno, 2-Agustín Ale, 19-Erick Cabaco, 22-Mathías Suárez, 5-Nahitan Nández, 8-Mauro Arambarri, 10-Gastón Pereiro, 7-Facundo Castro, 20-Rodrigo Amaral y 11-Franco Acosta. DT: Fabián Coito.

Cambios: 45' 9-Jaime Báez x Amaral (lesionado), 68' 6-Ramiro Guerra x Arambarri, 85' 13-Facundo Boné x Cotugno

ARGENTINA: 1-Augusto Batalla; 15-Tiago Casasola, 2-Emanuel Mammana, 20-Facundo Monteseirín, 3-Facundo Cardozo, 4-Nicolás Tripichio, 6-Leandro Vega, 10-Tomás Martínez, 22-Sebastián Driussi, 9-Giovanni Simeone y 11-Angel Correa. DT: Humberto Grondona.

Cambios: 45' 21-Rodrigo Moreira x Cardozo, 53’ 7-Cristian Espinoza x Driussi, 86' 17-Joaquín Ibañez x Vega

Goles: 7' Pereiro (U), 36' Driussi (A), 81' Correa (A)

 


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios