Adelanta trabajo físico pensando en los clásicos

El aurinegro cierra mañana el 2015 con la mira puesta en un verano exigente con clásicos amistosos, Clausura y Copa Libertadores
Cumplir el objetivo, utilizar el descanso de forma responsable para renovar energías y volver con todo en busca de metas mayores. Esa parece ser la frase de cabecera por estas horas en Peñarol y más con el entrenamiento de mañana como último encuentro en Los Aromos.

Con la certeza de que Sebastián Píriz y Jonathan Sandoval ya no estarán al retorno de las vacaciones y que la Comisión de Pases y Contrataciones del club no quiere apresurarse con el objetivo de no cometer errores, el cuerpo técnico de Pablo Bengoechea volverá a edificar una pretemporada bajo tres pilares: responsabilidad, trabajo y planificación.

El riverense limpió el plantel y son varios los que en Peñarol celebran que hay un grupo sano, con adhesión al trabajo y sin indisciplina.

Para lograr eso, la construcción de un grupo es fundamental. ¿Pero qué pasa durante las vacaciones?
Modesto Turrén, preparador físico del cuerpo técnico, dio las claves para que plantel pueda soportar un verano exigente desde el calendario, con dos clásicos amistosos, la Copa Libertadores y el Torneo Clausura a la vista.

Entrenamientos más largos
"No te regales al santo botón en los clásicos de verano", le dijo Damiani a Bengoechea en el almuerzo que ambos compartieron para celebrar el título del Apertura.

Y esa recomendación tuvo efecto, aunque, como siempre, será el estratega riverense quien tenga la última palabra en cuanto a la planificación de su equipo.

Peñarol entrenó esta semana en horario simple, cuando se habían anunciado jornadas de doble horario para concentrar la mayor carga física antes del receso y poder utilizar los días posteriores al cinco de enero para aceitar los trabajos con pelota.

¿Para qué sirve este trabajo? Para ganarle días al almanaque y poder acumular la mayor cantidad de cargas físicas y capacidad de resistencia que será utilizada a lo largo de la temporada.

La consigna es clara. Estos ejercicios difícilmente vuelvan a verse en Los Aromos, porque los días perdidos no se recuperan.

Por eso el equipo trabaja mentalizado y al margen de las vacaciones. Al retorno de la licencia se disminuirán las cargas físicas y se intensificará el trabajo coordinado de técnica y velocidad, en ejercicios donde la pelota es fundamental.

"Tuve futbolistas profesionales al extremo pero lo de Diego (Forlán) es impecable. Cuida mucho su mayor riqueza patrimonial, que para un deportista siempre es el físico", Modesto Turrén.
"Decidimos hacer una semana de transición para sacar el estrés y los nervios que se vivieron en la última parte del torneo, dejando esta segunda semana para los trabajos físicos", afirmó Turrén.

Sin embargo los dobles turnos se suspendieron y aunque fueron varios los que se extrañaron, el micro-ciclo de trabajos para cerrar el año calendario fue completado con éxito: "Decidimos hacer un entrenamiento largo en lugar de dos cortos. Mañana el plantel termina los trabajos con cierta carga física".

Peñarol hizo trabajos combinados de fuerza y resistencia para culminar los entrenamientos con técnica y velocidad.

Consultado sobre la adhesión al trabajo que pueden mostrar los futbolistas una vez conseguido el objetivo y con la mente puesta en las vacaciones, Turrén dijo: "Es un tema que se plantea a esta altura del año, independientemente del resultado. Se habló con el plantel y lo aceptaron bien".

La complejidad del calendario y los campeonatos de verano van a entorpecer las tareas de planificación, ya que los clásicos de verano serán encarados como tal pero hay reserva sobre los referentes del grupo como Carlos Valdez, Diego Forlán y Marcelo Zalayeta: "Si serán tenidos en cuenta o no lo tiene que definir el cuerpo técnico en estos días. Veremos si se hace un trabajo más específico y separado con algunos jugadores o si se integran desde el principio".

La franja fantasma
Los equipos del fútbol uruguayo tienen una franja etaria que no existe, ya que los planteles se conforman entre los juveniles ascendidos y los experientes que llegan para cerrar el círculo.

Ese escenario también implica un riesgo, y un trabajo extra, para los preparadores físicos: "Hay que analizar la edad de cada jugador y eso se tiene en cuenta desde la preparación. Se individualizan los trabajos y hay que darle a cada futbolista lo que corresponda. La carga de trabajo de Valverde es diferente a la que pueda realizar Zalayeta".

Para llegar en forma y no sufrir la etapa crítica del año para cualquier atleta como son las fiestas de fin de año, todos los jugadores se llevaron deberes: "Son para complementar los trabajos porque el calendario les va a exigir rendimiento rápido".

Peñarol se va de licencia, con deberes y objetivos claros: mejorar el juego para volver a dar la vuelta.

Populares de la sección

Acerca del autor