Acusan a España de armar una “fiestita” tras vencer a Uruguay

Lo que en primera instancia fue denunciado como un robo a la delegación española en el hotel, luego desmentido, escondió una historia con mujeres y alcohol

El presunto robo que sufrió la delegación de la selección española en un hotel de Recife, que luego fue desmentido, escondió una noche de música, alcohol y mujeres, según informó este lunes el portal de GloboEsporte.com.

“Sexo, mentiras y videotape”, es el título de la nota en la que se dan detalles de los festejos de la Roja luego del triunfo por 2-1 ante Uruguay.

Según se informa, la Policía de Pernambuco abrió una investigación para estudiar lo ocurrido luego de que en primera instancia se denunciara el robo y que después se desmintiera por las autoridades del hotel Golden Tulip Recife Palace, donde se hospedaban y por el jefe de Seguridad de la delegación española, Raúl Jiménez.

Tras consultar a funcionarios y efectivos de seguridad del hotel, voluntarios de FIFA y autoridades policiales, GloboEsporte informó que el pasado domingo 16, luego del triunfo ante Uruguay, la delegación española contrató a una banda de pagode para amenizar la cena.

En la velada hubo cerveza, caipirinha, música y mujeres. “En principio, la fiesta transcurría con normalidad: con bromas, comida y bebidas”, indicó el portal brasileño.

Strip-poker

Pero cuando la banda dejó de tocar, a la hora 1:00 de la madrugada, cinco mujeres fueron a las habitaciones con cinco deportistas y un miembro de la comisión técnica.

Funcionarios del hotel indicaron que ya en los cuartos comenzaron a jugar strip-poker, el juego en el que pierde debe quitarse prendas de ropa. Luego, algunos atletas habrían ido a sus aposentos individuales, agregaron.

A la mañana siguiente, cuando las mujeres se fueron del hotel, fue cuando se denunció la falta de unos 1.000 euros.

“Ellos hicieron una fiesta y subieron con algunas ‘meninas’ para los cuartos. Sabemos que eso aconteció, pero no podemos hablar mucho más. Si hubo robo, fue allí”, dijo un voluntario de FIFA que pidió no ser identificado.

Tras la denuncia del robo, las autoridades del hotel llamaron a todos los funcionarios para averiguar qué había pasado y si algunos de ellos confesaba haber robado. Pero ninguno lo hizo.

Luego, al analizar las cámaras de seguridad, se dieron cuenta que la delegación española no había contado toda la historia. En las imágenes se vio cómo las mujeres entraron a algunos cuartos, lo que dio a suponer que si hubo robo, fue en esos momentos.


Populares de la sección

Comentarios