Acá no pasó nada: la FIFA fortalece el manto de silencio sobre casos de corrupción

El organismo rechazó dar a conocer el informe entero del exFBI Michel Garcia sobre la corrupción en la atribución de los mundiales 2018 y 2022

La Comisión de Apelación de la FIFA ha entendido que no es admisible el recurso interpuesto por el presidente del órgano de instrucción de la Comisión de Ética, Michael J. Garcia, contra la declaración del presidente del órgano de decisión de la misma, Hans-Joachim Eckert,

En un comunicado, la FIFA ha informado que para su Comisión de Apelación "la declaración sobre el informe de la investigación del proceso de candidatura de las ediciones de 2018 y 2022 de la Copa Mundial de la FIFA no constituye una decisión (según los artículos 30, 73 y 78-80 del Código Ético de la FIFA) y, por lo tanto, no es ni vinculante ni apelable".

La Comisión de Apelación de la FIFA, presidida por Larry Mussenden, ha recordado que la función del Código Ético de la FIFA (CEF) "es sancionar a personas que hayan infringido el código" y ha asegurado que "la declaración no está dirigida a una o varias personas en concreto y no contiene ninguna sanción en virtud del artículo 30" del citado Código.

"El informe no menciona ninguna infracción por parte de un acusado, ni contiene ningún tipo de recomendación de que el órgano de decisión sancione a un acusado. Mientras no reciba un informe final del órgano de instrucción conforme a lo estipulado en el artículo 68 del CEF, dirigido contra un acusado, mencionando la posible infracción y recomendando la imposición de sanciones pertinentes, el órgano de decisión no podrá ejercer los poderes de decisión que le otorga el CEF", ha añadido.

El recurso del exfiscal estadounidense Michael J.García fue consecuencia del informe elaborado por su homólogo en el órgano de resolución de la Comisión de Ética, Hans-Joachim Eckert, que concluyó que no hubo irregularidades en el proceso de elección de los Mundiales 2018 y 2022.

Según el informe de Eckert, que se basaba en otro elaborado previamente por Michael J. García, "varios incidentes pudieron haber ocurrido", pero "no comprometieron la integridad de los procesos de las candidaturas de los Mundiales 2018 y 2022".

Eckert consideró que era imposible publicar el documento de García en su totalidad y optó por hacer público un extracto de 42 páginas junto a su resolución, en la que dijo no encontrar argumentos para anular el proceso.

Michael J. García empleó más de un año para elaborar los 350 folios de su investigación, después de entrevistar a más de 75 testigos y recopilar un registro que, además de grabaciones con los entrevistados, comprende más de 200.000 páginas sobre el caso.

El informe de éste reflejó actividades de los equipos que defendían las candidaturas a 2018 y 2022 para captar el voto, como la entrega de regalos a personas vinculadas a la FIFA, algunas de ellas ya sancionadas por ésta por incumplir el Código Ético.

García discrepó de las conclusiones de Eckert, por entender que contienen "numerosas, incompletas y erróneas reproducciones de los hechos", y anunció su intención de presentar un recurso el pasado noviembre.


Populares de la sección

Comentarios