"A veces termino llorando y vomitando"

La principal atleta uruguaya del momento estuvo en Observador TV y habló de sus duros entrenamientos

Déborah Rodríguez estuvo en la mañana del miércoles en Observador TV y habló de todo.

Entre otras cosas sostuvo que los entrenamientos son tan exigentes que “un día terminé agotada llorando de tanto entrenar. Mi entrenador Andrés Barrios es superambicioso, me metió en la cabeza que podía correr no solo en 400 m vallas en este Sudamericano sub 23 que pasó y que podía llevarme tres oros. Y lo logramos”

Déborah sostuvo que “a veces termino los entrenamientos vomitando de tanto esfuerzo. Son cosas que la gente no sabe. Dejamos la vida allí”.

“Entreno dos o tres horas de mañana y de tarde. El descanso forma parte de trabajo. Tengo que dormir sí o sí una siesta de dos horas”, explicó.

La mejor atleta uruguaya de la actualidad sostuvo que “este ha sido un año de oro para mí”.

También habló de su participación de los Juegos Olímpicos de Londres y lo que fue desfilar con la delegación celeste junto a Luis Suárez entre otros.

“Desfilar con Uruguay en los Juegos de Londres fue inolvidable. El sueño de toda mi vida. En el desfile me quedé sin batería en la filmadora. Me quería matar”, sostuvo sonriendo.

A su vez, explicó que “me topé con Usain Bolt en la pista porque corría después que yo. Me saqué una foto con él. Pero también tiene su soberbia”.

Déborah agregó que “el año que viene va a ser muy bueno pero muy movido. Los tiempos de 2014 nos sirven para potenciarnos”.

“No sé hasta dónde puedo llegar. Lo que sí estoy segura es que venimos haciendo un trabajo muy bueno con Andrés Barrios. Mi objetivo es poder conseguir los resultados que mi entrenador propone. Lo que sí puedo decir es que quiero llegar bien lejos”, añadió.

Asimismo, explicó que en diciembre cumple 22 años y pasa “a categoría mayor y competiré con chicas de 28. Competir con mayores cambia el nivel. En mi generación, tengo un escalón más en Sudamérica”, a la vez que dijo que “para Río 2016, la generación que viene es la mía”.

También indicó que “mi mamá corría 400 y 800 metros, pero tenía un defecto: no le gustaba entrenar, por eso no llegó”.


Populares de la sección

Comentarios